La importancia de una placenta saludable

Placenta, embarazo, feto
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / ZFFOTO
Publicado 16/03/2018 8:11:47CET

   MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El papel de la placenta en el desarrollo fetal saludable se está subestimado, según un nuevo documento publicado este miércoles en la revista 'Nature'. El equipo estudió 103 mutaciones genéticas en ratones que hacen que los embriones mueran antes del nacimiento y los resultados mostraron que la mayoría, casi el 70 por ciento de estas alteraciones, causa defectos en la placenta.

   El estudio fue parte del consorcio "Descifrar los mecanismos de los trastornos del desarrollo" (dmdd.org.uk), financiado por Wellcome Trust. La doctora Myriam Hemberger, del Instituto Babraham de Cambridge, en Reino Unido, dirigió la investigación, trabajando con colegas en el 'Wellcome Sanger Institute' de Cambridge, el Instituto Francis Crick de Londres, la Universidad de Oxford y la Universidad de Medicina de Viena (Austria).

   Cada una de las 103 mutaciones genéticas analizada provoca la pérdida de un factor particular. Muchos de estos genes no se habían relacionado previamente con el desarrollo de la placenta y, por lo tanto, el estudio destaca el número inesperado de genes que afectan el desarrollo de la placenta. Al analizar un grupo selecto de tres genes con más detalle, el equipo demostró que la muerte del embrión podría estar directamente relacionada con defectos en la placenta en uno de estos tres casos.

   Esto puede significar que un número significativo de defectos genéticos que conducen a la muerte prenatal puede deberse a anomalías de la placenta, no solo en el embrión. Aunque esta investigación empleó ratones, es probable que los hallazgos sean muy relevantes para las complicaciones durante el embarazo humano y el estudio destaca la necesidad de más trabajo para investigar el desarrollo de la placenta durante los embarazos humanos.

LA PLACENTA, VITAL PARA UN EMBARAZO NORMAL

   La placenta es vital para la progresión normal del embarazo y el desarrollo embrionario en la mayoría de los animales que dan a luz crías vivas, incluidos los humanos. Proporciona una interfaz única y altamente especializada entre el embrión y la madre, asegurando una provisión adecuada de nutrientes y oxígeno al embrión.

   La placenta también está involucrada en la eliminación de desechos del embrión y produce hormonas importantes que ayudan a mantener el embarazo y promover el crecimiento fetal. Aunque la investigación anterior ha puesto de relieve el papel fundamental de la placenta para un embarazo saludable, su posible contribución a las complicaciones del embarazo y los defectos de nacimiento continúa pasándose por alto.

   Los genes letales del ratón están enriquecidos por genes de enfermedades humanas y los embriones afectados a menudo muestran anormalidades morfológicas, es decir, cambios en su forma y estructura. Alrededor de un tercio de todas las mutaciones de genes estudiadas en ratones son letales o subviables (es decir, es menos probable que los descendientes mutantes sobrevivan que en el caso de las crías sin mutaciones).

   El consorcio DMDD investiga las anomalías morfológicas detalladas en el embrión causadas por esas mutaciones genéticas. Es importante destacar que el programa DMDD incluye el análisis de placentas de estos mutantes. A través de esta evaluación única e integral, el equipo pudo mostrar una coincidencia significativa de defectos placentarios junto con anormalidades en el cerebro, el corazón y el sistema vascular.

   Los coprotagonistas del artículo son del doctor Vicente Pérez García y la doctora Elena Fineberg. Pérez-García señala: "El análisis de las mutaciones letales embrionarias se ha centrado principalmente en el embrión y no en la placenta, a pesar de su papel fundamental en el desarrollo. De las mutaciones que hemos estudiado, muchas más de lo que esperábamos mostraron defectos en la placenta y es particularmente cierto en el caso de las mutaciones que causan la muerte durante las primeras etapas del embarazo. Curiosamente, nuestro análisis también indica que los problemas en la placenta a menudo ocurren junto con defectos específicos en el propio embrión".

   La investigadora principal del estudio fue la doctora Myriam Hemberger, líder del grupo en epigenética en el Instituto Babraham. Hemberger señala: "Nuestros datos resaltan la enormemente subestimada importancia de los defectos placentarios en la contribución al desarrollo embrionario anormal y sugieren nodos moleculares clave que rigen la placentación. La importancia de una placenta saludable a menudo se ha pasado por alto en estos estudios y es importante que empecemos a hacer más para comprender su contribución a anormalidades de desarrollo".

   "El aspecto de centrarse en la placenta del proyecto DMDD se llevó a cabo en el Instituto Babraham donde se analizaron y caracterizaron todas las placentas mutantes por sus defectos morfológicos. Los investigadores del Instituto también llevaron a cabo un trabajo utilizando células madre placentarias", añade Tim Mohun, del Instituto Francis Crick, quien realizó el análisis morfológico detallado de los embriones en colaboración con colegas de la División de Anatomía de la Universidad Médica de Viena, Austria.