I Jornada multidisciplinar sobre 'La anticoagulación en la mujer'

Edad, deseo de gestación y contraindicaciones, factores a tener en cuenta en la anticoncepción de mujeres anticoaguladas

Mujeres andando y comiendo
FLICKR MARIO MANCUSO - Archivo
Publicado 18/06/2018 14:17:26CET

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

Edad, deseo de gestación y contraindicaciones son factores a tener en cuenta en la anticoncepción de mujeres anticoaguladas, según ha informado el doctor del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid, Francisco Javier Plaza, durante la I Jornada multidisciplinar sobre 'La anticoagulación en la mujer', organizada por el centro hospitalario con colaboración de la Asociación Madrileña de Pacientes Anticoagulados y Cardiovasculares (AMAC).

Entre las mejores opciones anticonceptivas para estas pacientes se encuentran los métodos de barrera, el diu de levonorgestrel, los progestágenos orales y luego en mujeres o parejas que no desean tener hijos, la recomendación más segura es la ligadura de trompas o la vasectomía.

Por otra parte, la doctora del servicio de Hematología del Hospital Universitario Rey Juan Carlos, Belén Rosado, ha hecho una aproximación general de cómo los estrógenos influyen en la hemostasia, explicando que actúan aumentando los factores de la coagulación II, VII, IX, X y XII amplificando por tanto la cascada de activación de esos factores.

"Lo que veríamos sería un aumento de esos factores que al final van a formar la trombina y por tanto ese coagulo, disminuyendo la inhibición de esos factores anticoagulantes. No quiere decir que con únicamente los niveles de estrógenos basales que puede tener una mujer, se va a llegar a un evento trombótico, pero es verdad que es importante tenerlos en cuenta, porque sumados a otros factores como la edad, genética o factores de riesgo cardiovascular modificables añadidos a estos niveles de estrógenos en determinadas etapas de la vida, puede llegar a desembocar a un evento tromboembólico", ha argumentado.

SALUD CARDIOVASCULAR EN LA MUJER ANTICOAGULADA

Asimismo, la doctora del servicio de Cardiología de la Fundación Jiménez Díaz, Pepa Sánchez Borque, se ha referido a los cambios experimentados en la salud cardiovascular de las mujeres, recordando que la enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte en España y en todo el mundo occidental, suponiendo el 30 por ciento de la mortalidad total, por encima de infecciones y tumores, teniendo las mujeres un porcentaje más alto de mortalidad que los hombres por enfermedad cardiovascular (entorno al 54%).

"A medida que las mujeres envejecen, y por la pérdida de estrógenos se va aumentando el riesgo cardiovascular, de arritmias e ictus, lo que debemos hacer es prevenir y tener la responsabilidad de desarrollar una actividad física, llevar una dieta balanceada y el control de los factores de riesgo, desde los profesionales sanitarios debemos tratar de concienciar a los pacientes de que la responsabilidad es de todos", ha apostillado la doctora.

La hematóloga de la FJD Sara Martín Herrero ha expuesto también el riesgo trombótico que tienen las mujeres durante la gestación, señalando que es la principal causa de mortalidad materna, por lo que se debe estratificar durante toda la gestación a estas pacientes, teniendo muy en cuenta esta patología, ya que, a su juicio, es "fácil" de evitar porque el riesgo de enfermedad tromboembólica venosa en una mujer embarazada es de 5 a 6 veces superior al de una mujer no embarazada.

Por otro lado, una de las recomendaciones de anticoagulación durante la menopausia o climaterio es realizar trombo-profilaxis en mujeres que toman tratamiento hormonal sustitutivo y presentan un riesgo de enfermedad tromboembólica transitoria como la cirugía, inmovilización, o la hospitalización por alguna infección aguda.

Así lo ha manifestado la jefa de servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital FJD, Pilar Llamas, durante su ponencia sobre los factores de riesgo transitorios y permanentes en esta etapa. Además, ha destacado como los otros especialistas reunidos en esta jornada, en la necesidad de poner el foco en la prevención y en corregir los factores de riesgo modificables.

"La edad biológica no es igual que la edad cronológica y continúa en la línea de individualizar los tratamientos según el perfil de cada paciente, detallando que en esta especialidad utilizan la valoración geriátrica integral para intentar abarcar no sólo la parte médica sino la otras realidades presentes en el paciente mayor. Además, es necesario crear nuevas guías terapéuticas que incluyan a este perfil de pacientes, ya que no están disponibles o no se han hecho los estudios pertinentes", ha zanjado la doctora del servicio de Geriatría de la FJD, Ana Isabel Hormigos.

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.