El 73% de las personas atendidas por Médicos del Mundo en sus programas de inclusión social en España fueron mujeres

Mujer embarazada
ISGLOBAL - Archivo
Publicado 28/05/2018 12:55:04CET

MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

El 73 por ciento de las personas atendidas por Médicos del Mundo en sus programas de inclusión social en España fueron mujeres, por este motivo, y con motivo del Día de Acción Global por la Salud de las mujeres, la organización reclama superar la brecha de género en la salud, ya que es "una asignatura pendiente" que se sigue quedando fuera de las decisiones políticas, como las reformas sanitarias o los recortes de gastos sociales.

Por otra parte, es una constante que las mujeres manifiestan tener peor estado de salud que los hombres. De hecho, en los países industrializados, el 33% de las mujeres tiene una percepción de su salud regular, mala o muy mala, frente a solo el 25% de los varones. Asimismo, los síntomas depresivos son el doble de frecuentes en las mujeres que en los hombres (20% frente a 10%), algo que el sistema afronta con un exceso de medicación -abuso de tranquilizantes, relajantes y pastillas para dormir-.

Así, añaden, "se trata como una enfermedad lo que suele ser consecuencia directa de un sistema que sitúa en desigualdad a las mujeres, en lugar de realizar un análisis de las causas y un tratamiento desde los determinantes sociales en salud y la perspectiva de género", tal como pide la organización.

Además, la reforma sanitaria de 2012 en España, que destacan que "dejó fuera de la sanidad pública a casi 800.000 personas en situación administrativa irregular", continúa teniendo un efecto demoledor en la salud de las mujeres migrantes, ya que al no poder acceder a los servicios de Atención Primaria, no se actúa sobre la prevención y tampoco se detecta la posible violencia sexual.

"El círculo vicioso de la pobreza y la salud precaria afecta sobre todo a las mujeres, acentuado por los roles desempeñados en función del sexo. En las crisis humanas debidas a conflictos armados o catástrofes naturales, las mujeres, jóvenes y niñas son además blanco de la violencia sexual y de las redes de trata de personas", reiteran.

En cuanto al reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos, destacan que sigue habiendo "muchos desafíos" por alcanzar, como garantizar el acceso universal a métodos anticonceptivos y a servicios de aborto legal y seguro, además de una educación sexual integral para jóvenes. Por ello, reclaman campañas de educación sexo-afectiva y métodos efectivos de planificación familiar.

Finalmente, hacen hincapié en la necesidad de que los ensayos clínicos se realicen de una forma más equilibrada, y defiende que los tratamientos para hombres y mujeres "sean distintos para que las personas puedan ser tratadas como iguales". Además, recuerdan que tampoco las dosis de los fármacos están calculadas teniendo en cuenta las diferencias de constitución de unos y otras.