La soledad te puede matar

Soledad, solo, paraguas, mar, lago, embarcadero
GETTY//GIEDRIUSOK
Publicado 20/04/2016 6:35:35CET

   MADRID, 20 Abr. (EUROPA RPESS) -

   La soledad y el aislamiento social están vinculados a un aumento del riesgo de alrededor del 30 por ciento de tener un accidente cerebrovascular o desarrollar enfermedad arterial coronaria, las dos principales causas de enfermedad y muerte en los países de altos ingresos, según un análisis de la evidencia disponible publicado en la edición digital de la revista 'Heart'.

   El tamaño del efecto es comparable al de otros factores de riesgo conocidos, como la ansiedad y un trabajo estresante, según los resultados. La soledad ya se ha relacionado con un sistema inmune comprometido, presión arterial alta y en última instancia, la muerte prematura, pero no está claro el impacto que podría tener sobre la enfermedad cardiaca y el riesgo de apoplejía.

   Investigadores de la Universidad de Nueva York, en Estados Unidos, escrutaron 16 bases de datos de investigación para detectar estudios pertinentes, publicados hasta mayo de 2015, y encontraron que 23 eran elegibles. Estos trabajos, que involucraron a más de 181.000 adultos, con 4.628 con 'eventos' de enfermedad coronaria (ataques al corazón, ataques de angina de pecho, muerte) y 3.002 accidentes cerebrovasculares registrados durante periodos de monitorización de entre 3 y 21 años.

UN 29% MÁS DE RIESGO DE INFARTO

   El análisis de los datos agrupados demostró que la soledad y el aislamiento social se asoció con un aumento del riesgo del 29 por ciento de un infarto de miocardio o angina de pecho y un mayor riesgo del 32 por ciento de sufrir un derrame cerebral. El tamaño del efecto fue comparable al de otros factores de riesgo psicosociales reconocidos, como la ansiedad y la tensión en el trabajo, aegún el análisis.

   Se trata de un estudio observacional, por lo que no hay conclusiones definitivas que puedan extraerse acerca de la causa y el efecto, además de que los investigadores señalan que no fue posible excluir el potencial impacto de otros factores no medidos o causalidad inversa, en la que las personas con enfermedad no diagnosticada eran menos sociables, por lo que se inflan los resultados.

   Sin embargo, los hallazgos respaldan las preocupaciones de salud pública acerca de la importancia de los contactos sociales para la salud y el bienestar, dicen los investigadores. "Nuestro trabajo sugiere que el tratamiento de la soledad y el aislamiento social puede tener un papel importante en la prevención de dos de las principales causas de morbilidad en los países de altos ingresos", escriben.