El retraso del diagnóstico es mayor en los jóvenes

Hasta seis años para diagnosticar el trastorno bipolar

Trastorno mental, bipolar
GETTY
Publicado 26/07/2016 6:38:37CET

   MADRID, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Se están perdiendo oportunidades cruciales para manejar el trastorno bipolar precoz porque están pasando un promedio de casi seis años entre la aparición de la enfermedad en una persona y su diagnóstico y tratamiento, según concluye un estudio de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW, por sus siglas en inglés), en Australia, con participación italiana, que se detalla en 'Canadian Journal of Psychiatry'.

   El meta-análisis de 9.415 pacientes de 27 estudios, el más grande de su tipo, fue dirigido por el psiquiatra clínico y profesor Matthew Large, de la Escuela de Psiquiatría de UNSW, y su colega, Giovanni de Girolamo, Centro de Investigación San Juan de Dios, en Italia. Muchos pacientes experimentan síntomas molestos y perturbadores durante muchos años hasta recibir el tratamiento adecuado para el trastorno bipolar, el cual ha sido previamente conocido como enfermedad maniaco depresiva.

   Según el investigador principal, Large, psiquiatra en el Hospital Príncipe de Gales, el retraso es a menudo más largo en los jóvenes porque el mal humor a veces se confunde por padres y médicos como altibajos de la adolescencia en lugar de la aparición del trastorno bipolar, los cuales pueden tratarse eficazmente con un medicamento estabilizador del humor.

   "Es una oportunidad perdida debido a la gravedad y la frecuencia de los episodios que se pueden reducir con medicamentos y otras intervenciones", afirma el profesor Large. "Aunque algunos pacientes, particularmente aquellos que sufren psicosis, probablemente no reciben el tratamiento oportuno, el diagnóstico de la fase temprana del trastorno bipolar puede ser difícil. Esto se debe a que los médicos de salud mental a veces son incapaces de distinguir la fase depresiva del trastorno bipolar de otros tipos de depresión", reconoce.

   "El diagnóstico de trastorno bipolar también se puede perder porque se basa en una historia de vida e información detallada de corroboración de los cuidadores y familiares, datos que requieren tiempo y dedicación para su recogida", añade.

   "Los médicos deben examinar más de cerca la historia de los síntomas del estado de ánimo del paciente, buscando distintos cambios en el estado de ánimo y otros factores de riesgo, por ejemplo, antecedentes familiares, y cambios de humor causados por eventos externos, como el tratamiento con antidepresivos, los viajes al extranjero y tomar drogas", aconseja Large.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter