Piden un diagnóstico más rápido para los 'focos primarios' de la hepatitis C

Afectados por la hepatitis C presentan una querrella ante el Supremo
EUROPA PRESS
Publicado 22/02/2018 12:46:17CET

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

Diferentes expertos en el abordaje de la hepatitis C reclaman la necesidad de simplificar el diagnóstico de la enfermedad en aquellos colectivos que tienen más riesgo de tener el virus y causar nuevas infecciones en España, para lo que plantean una única extracción de sangre para evitar que el proceso sea tan "largo y tedioso" como hasta ahora.

"El tratamiento es corto y la enfermedad puede curarse, pero para acabar con ella necesitamos mejorar el cribado", ha destacado la presidenta de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), María Buti, durante la presentación del proyecto 'Focos Primarios', que se enmarca en el marco de la Cátedra de Enfermedades Infecciosas y Vacunología de la Universidad Rey Juan Carlos y MSD y se ha presentado en el marco del congreso anual que esta organización celebra estos días en Madrid.

Los hepatólogos estiman que en España hay aún entre 70.000 y 100.000 personas con hepatitis C que todavía no han sido diagnosticadas y, aunque recientemente se ha demostrado que el cribado universal a toda la población es coste-efectivo, resulta necesario centrarse en aquellos colectivos que "son un reservorio importante de infecciones".

Son los llamados 'focos primarios', ha explicado el jefe del Servicio de Gastroenterología y Hepatología del Hospital de Valdecilla de Santander, Javier Crespo, que se ha encargado de dirigir un proyecto para mejorar el abordaje integral de estos grupos de riesgo en los que la prevalencia del virus es más alta que en la población general.

En concreto, han identificado que estos grupos más vulnerables serían los usuarios de drogas inyectables por vía parenteral, la población inmigrante procedente de zonas con una elevada prevalencia de hepatitis C y los hombres que tienen sexo con otros hombres y tienen conductas de riesgo.

"Tenemos que experimentar nuevas vías asistenciales para conseguir que estos colectivos, que en ocasiones no frecuentan el sistema sanitario, también sean cribados", ha explicado Crespo.

Una de las propuestas de su proyecto, en el que además de hepatólogos han participado especialistas en Medicina Interna, Atención Primaria o Microbiología, es la necesidad de simplificar el diagnóstico mediante una única extracción de sangre. Con ella se determinaría si hay anticuerpos frente al virus y, en caso de dar positivo, usar la misma muestra para el diagnóstico virológico y comunicarlo de forma eficiente dentro del circuito asistencial.

PACIENTES QUE REAPARECEN CUANDO LA ENFERMEDAD YA ESTÁ AVANZADA

"Actualmente estas personas deben ser citadas en varias ocasiones hasta que se confirma el diagnóstico, y pasan entre 4 y 6 meses desde la primera consulta. Y en ese periodo muchos pacientes se pierden en el camino y ya no aparecen hasta años más tarde, cuando la enfermedad está más avanzada", ha lamentado Crespo.

Además, también reclaman que en estos colectivos se potencie el diagnóstico en otros puntos a los que pueden acceder con más frecuencia que los centros sanitarios; mejorar la prevención y reforzar el seguimiento después del tratamiento para evitar reinfecciones, ya que en estos colectivos de riesgo de volver a contraer el virus es de un 2,5 por ciento al año.

Este seguimiento tras el tratamiento debería incluir cribados anuales, según ha explicado Crespo, y ya se ha puesto en marcha con éxito en otros colectivos de riesgo como la población reclusa, ya que la prevalencia del virus es hasta 10 veces superior a la población general.

En algunos centros penitenciarios se ha promovido el diagnóstico del virus en todos los internos para su posterior tratamiento, así como en los nuevos que han ido llegando. Y tras curarlos a todos y concienciar de las prácticas de riesgo, no han vuelto a aparecer reinfecciones por el virus.