ESTUDIO 'EII: SITUACIÓN ACTUAL Y RETOS ASISTENCIALES'

La enfermedad inflamatoria intestinal 'cuesta' más de 1.000 millones de euros a España

Intestino
FLICKR/HEY PAUL STUDIOS
Publicado 02/03/2016 13:07:50CET

   MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La enfermedad inflamatoria intestinal (EII), cuyas principales formas son la colitis ulcerosa (CU) y la enfermedad de Crohn (EC), genera un coste económico de 1.083 millones de euros anuales en España, según el estudio 'Enfermedad Inflamatoria Intestinal: situación actual y retos asistenciales', elaborado por EY. Este gasto equivale al 1,8 por ciento del gasto sanitario público en España.

   El 46,5 por ciento (503 millones) de estos gastos corresponde a costes indirectos derivados principalmente de las ausencias e incapacidades laborales, de las pérdidas de productividad y de los costes asociados al cuidado de menores, transporte, la asistencia en el hogar y la compra de productos nutricionales.

   Los costes directos suponen el 53,5 por ciento restante (579 millones), que incluyen los tratamientos farmacológicos, las hospitalizaciones y las cirugías, entre otros. "La introducción de biológicos ha aumentado el gasto farmacológico, pero ha permitido reducir los costes asociados a hospitalizaciones, cirugías y urgencias", ha matizado la doctora y socia de Life Sciences de EY, Silvia Ondagueti-Parra.

   La EII es un proceso inflamatorio mediante el cual el sistema inmunitario ataca tejidos del tubo digestivo, provocando lesiones de distinta gravedad. Se inicia en edades tempranas y es crónica, con muy baja mortalidad y sintomatología intermitente a lo largo del tiempo. Es de causa desconocida, aunque se sabe que un 12,2 por ciento de los paciente con EC y un 8,8 por ciento con CU tienen antecedentes familiares (el 75% en primer grado); y también existen factores de riesgo como la mejora de las condiciones higiénicas, el uso excesivo de antibióticos, las infecciones previas y vacunas, el uso de anticonceptivos orales, el estrés o el tabaco en el caso de la CU.

   Según el estudio, 100.000 personas padecen colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, y se espera que siga aumentando en los próximos años. Además, el 53 por ciento de los afectados en España son pacientes entre 20 y 39 años, uno de los países con el porcentaje más alto de adultos jóvenes afectados, "aunque puede presentarse a cualquier edad", ha explicado la doctora.

   Respecto al diagnóstico, estudios recientes a nivel europeo indican que "el 45 por ciento de los casos tarda más de un año en recibir un diagnóstico definitivo, sobre todo en pacientes con EC, ya que la inflamación puede presentarse en cualquier punto del aparato digestivo, dificultando el diagnóstico. Y en un 17 por ciento de los pacientes el periodo de diagnóstico es superior a 5 años".

   El médico de familia es el encargado de valorar los síntomas visibles y comunes (dolor abdominal, diarrea o cansancio) y de derivarle al médico especialista, que debe realizarle pruebas específicas para confirmar el diagnóstico. "Los avances en las técnicas de diagnóstico y un mayor conocimiento de la enfermedad están favoreciendo la reducción del tiempo de diagnóstico", ha explicado Ondategui-Parra.

   La especialista también ha explicado que "existen diferentes tratamientos, que pueden ser convencionales (aminosalicilatos, corticoides, inmunomodeladores) o biológicos. Estos últimos suponen una alternativa para los pacientes que no responden a los fármacos convencionales. En la elección y administración del tratamiento están involucrados diferentes profesionales; y se está incrementando el grado de participación del paciente en la elección de su tratamiento".

UNIDADES ESPECIALIZADAS

   El estudio destaca que los afectados por EII requieren de atención "especializada, integral y multidisciplinar", con un seguimiento cercano para minimizar el riesgo de complicaciones. Este tipo de atención se da en las Unidades especializadas que se encuentran en algunos grandes hospitales de referencia en España.

   "Estas unidades están incorporando buenas prácticas empleadas en países de referencia como Estados Unidos y Reino Unido", ha afirmado la doctora. "Se caracterizan por ofrecer una atención adaptada a las características y necesidades del paciente; una atención integral basada en un equipo multidisciplinar y la colaboración entre especialistas; por participar en programas de investigación y formación; y por ofrecer un soporte y educación continua al paciente, que permiten mejorar los resultados en salud", ha añadido.

IMPACTO NEGATIVO EN LA VIDA LABORAL

   El estudio también pone de manifiesto el impacto negativo que supone la EII en la calidad de vida del paciente. "El 74 por ciento declara estar altamente afectado por la sensación de evacuación incompleta (tenesmo); a un 72 por ciento les preocupa la diarrea; el 56 por ciento el sangrado y el 46 por ciento de los pacientes afirma que les provoca demasiada fatiga y cansancio para llevar a cabo sus actividades diarias con normalidad. También destacan el miedo a la intervención quirúrgica, el dolor abdominal y la incertidumbre de los brotes", ha comentado Ondategui-Parra.

   Todo esto limita el desarrollo de la actividad escolar o laboral del paciente. El estudio estima que más del 40 por ciento de los trabajadores activos se ha ausentado alguna vez en los últimos tres meses; 1 de cada 5 declara haber recibido quejas por parte de sus superiores a causa de su enfermedad; y el 10 por ciento se encuentra empleado de forma involuntaria a forma parcial, aunque esté dispuesto a tener un trabajo a tiempo completo.

   Por último, el estudio establece los principales retos en la EII, que son aumentar la colaboración y coordinación entre atención primaria y secundaria; promover la creación de unidades especializadas en EII; impulsar la atención telemática, introduciendo servicios de atención a través de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC); facilitar la investigación y el acceso a nuevos tratamientos; y promover iniciativas de concienciación social.

   El estudio ha contado con la colaboración del Grupo Español de Trabajo de Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa (GETECCU), el Grupo Enfermero de Trabajo en EII (GETEII) y la Confederación de Asociaciones de Enfermos de Crohn y Colitis Ulcerosa de España (ACCU España). En su elaboración han participado expertos nacionales e internacionales y los principales agentes del entorno, incluyendo profesionales sanitarios, asociaciones de pacientes y responsables de la administración a nivel estatal y regional.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter