La ecografía clínica es uno de los métodos diagnósticos "más rápido y precisos" de enfermedades autoinmunes sistémicas

Actualizado 21/10/2015 17:43:41 CET

MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

La ecografía clínica es uno de los métodos diagnósticos "más rápido y precisos" de enfermedades autoinmunes sistémicas (EAS), según han informado diversos expertos con motivo de la celebración 'VIII Reunión del Grupo de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas (GEAS)', que la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) celebra los días 22 y 23 de octubre en Madrid.

"Disponer de un ecógrafo en las consultas de enfermedades autoinmunes nos va a permitir ser más precisos en los diagnósticos, para así poder elegir los mejores tratamientos, además de identificar de forma precoz inflamación articular, distinguir entre una trombosis venosa de una infección de la piel, o descartar diversas causas de fiebre", ha comentado el coordinador del Grupo de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas de la SEMI, Lucio Pallarés.

En lo que se refiere al seguimiento, la ecografía clínica permite estudiar el crecimiento de las glándulas salivales o del tiroides, el funcionamiento del corazón o la afectación pulmonar frecuente en estas enfermedades. "Es tal su importancia para tratar estas enfermedades que podría acabar sustituyendo a otras exploraciones, como la tomografía conocida como TAC, evitando el riesgo de radiación y sus consecuencias para el paciente, al tratarse de una técnica inocua, reproducible y fiable", ha advertido el especialista.

De hecho, prosigue, muchos profesionales sanitarios recurren a ella en su práctica clínica diaria, sobre todo, para detectar el daño vascular y poder realizar una intervención de manera temprana, ya que la enfermedad cardiovascular es una de las más graves complicaciones que presentan en la actualidad los pacientes con enfermedades autoinmunes, siendo una de las principales causas de mortalidad.

Por su parte, la ecografía 'Doppler' carotídea también ofrece ventajas para el diagnóstico de las enfermedades autoinmunes sistémicas, ya que permite detectar precozmente la enfermedad ateromatosa. "Esta prueba se realiza en la propia consulta, incidiendo así, tanto en las medidas de los hábitos de vida, como farmacológicas, para prevenir las complicaciones cardiovasculares en las enfermedades autoinmunes sistémicas", ha recalcado Pallarés.

DIFERENTES SÍNTOMAS Y LESIONES EN DISTINTOS ÓRGANOS

En concreto, las enfermedades autoinmunes sistémicas se diferencian entre sí por el desarrollo de diferentes síntomas y por la lesión de distintos órganos, lo que implica diferencias también en su evolución, pronóstico y necesidad de tratamiento.

En los últimos años, el GEAS ha puesto en marcha un total de 10 registros multicéntricos y 7 proyectos de investigación, que han generado respuestas y conocimiento en estas patologías.

"Los resultados de estos registros se han publicado en revistas de primer nivel y, además, se encuentran entre los de mayor series de pacientes a nivel mundial. Entre los objetivos de futuro del grupo destacan también su apuesta por la investigación y la creación de bancos biológicos de muestras y tejidos que permitan compartir y facilitar la investigación traslacional", ha explicado el doctor.

Los tratamientos principales para estas patologías son esteroides e inmunosupresores, cuya administración depende del tipo de enfermedad autoinmune sistémica y de la situación clínica de cada paciente. Así, tal y como ha subrayado el especialista, gracias a los avances de los últimos años disponemos de inmunodepresores más selectivos y potentes, con menor riesgo de efectos secundarios. Aun así, estos tratamientos, y en especial la cortisona, conllevan más riesgo de infecciones graves en los pacientes, lo que constituye una de las principales complicaciones.

Actualmente, la principal novedad en el tratamiento de las EAS son las terapias biológicas. "La dificultad en este caso deriva de la falta de guías y ensayos clínicos, por lo que desde el GEAS se está impulsando la creación de registros específicos de pacientes con EAS con terapias biológicas, lo que posibilita un mayor conocimiento sobre la eficacia y seguridad de estos tratamientos y facilita la toma de decisiones por parte de los profesionales", ha zanjado el doctor.