Expertos argumentan que no

¿Está demostrado que el cribado del cáncer salve vidas?

Diagnóstico
GETTY/WAVEBREAKMEDIA LTD
Publicado 07/01/2016 8:14:34CET

   MADRID, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El cribado del cáncer no se ha demostrado que "salva vidas" como dicen sus defensores, según sostienen ahora diferentes expertos en un artículo que se publica en la revista 'British Medical Journal'. Esta afirmación se basa en la reducción de la mortalidad específica por la enfermedad en lugar de la mortalidad general, detalla Vinay Prasad, profesor asistente en 'Oregon Health and Science University', en Estados Unidos, y sus colegas.

   Estos expertos argumentan que la mortalidad general debería ser el punto de referencia contra el cual se juzga la detección y la convocatoria de mayores estándares de pruebas para la detección del cáncer. Hay dos razones principales por las que la detección del cáncer puede reducir la mortalidad específica de la enfermedad sin reducir significativamente la mortalidad general, escriben los autores.

   En primer lugar, los estudios pueden ser insuficientes para detectar un pequeño beneficio general de mortalidad y, en segundo lugar, las reducciones de mortalidad específicas de la patología pueden ser compensadas por las muertes debidas a los efectos aguas abajo del cribado.

   Estas "muertes fuera de objetivo" son particularmente probables entre las pruebas de detección asociadas con resultados falsos positivos (resultados anormales que resultan ser normales) y el sobrediagnóstico de cánceres inofensivos que no pueden haber causado síntomas, explican.

   Por ejemplo, las pruebas de cáncer de próstata producen numerosos resultados positivos falsos, que contribuyen a más de un millón de biopsias de próstata al año, que, a su vez, están vinculadas a daños graves, como ingreso hospitalario y la muerte.

   Los hombres diagnosticados con cáncer de próstata también presentan más probabilidades de sufrir un ataque al corazón o suicidarse en el año después del diagnóstico o de morir por complicaciones del tratamiento para cánceres inofensivos. Sin embargo, los datos han demostrado que el público tiene un sentido aumentado de los beneficios y una menor sensación de los daños del cribado, escriben.

   Por ejemplo, en un estudio el 68 por ciento de las mujeres cree que el cribado de mama podría reducir su riesgo de contraer cáncer de mama, el 62 por ciento pensaba que el cribado por lo menos reducía a la mitad la tasa de cáncer de mama, y el 75 por ciento creía que diez años de cribado impedirían diez muertes por cáncer de mama por cada mil mujeres.

   Sin embargo, señalan que la más reciente revisión Cochrane de ensayos de detección de la prueba del antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés) "no presentó una reducción en la mortalidad específica de la enfermedad", mientras que la revisión de la mamografía "no mostró una reducción de las muertes por cáncer de mama cuando se analizaron los ensayos aleatorios de manera adecuada".

   La consideración de los daños también se vuelve más importante en la ausencia de un claro beneficio global de mortalidad, añaden. Los defensores del cribado han hecho hincapié en sus beneficios, a veces rayando en el miedo --señalan los autores--, pero otros, como ellos, piensan que la toma de decisiones compartida debe ser el foco.

   "Pero siempre y cuando no estemos seguros de los beneficios de la detección en cuanto a la mortalidad no podremos proporcionar a las personas la información que necesitan para tomar una decisión informada. Tenemos que ser honestos acerca de esta incertidumbre", sugieren.

   Para saber si el cribado salva vidas, dicen que invertir en grandes ensayos que pueden determinar la mortalidad general vale "la pena el gasto en comparación con el costo continuo de apoyo a las campañas de detección generalizadas sin saber si realmente benefician a la sociedad".

   En todo caso, estos expertos piden a los proveedores de salud "que sean francos acerca de las limitaciones de la detección" y mediante mejores niveles de evidencia "permitan que los médicos y los pacientes tomen decisiones racionales compartidas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter