El cribado, la clave para que España erradique la hepatitis C antes de 2030

Campaña de AEHVE sobre hepatitis C
AEHVE - Archivo
Publicado 15/06/2018 13:39:54CET

MADRID, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (AEHVE) ha apuntado al desarrollo de programas de cribado, que hagan florecer casos de enfermos de hepatitis C que lo desconocen, y a la mejora de los mecanismos de continuidad y coordinación asistencial como las claves para que España erradique esta enfermedad dentro del objetivo marcado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), antes del año 2030.

Expertos y autoridades sanitarias nacionales e internacionales, como el exministro de Sanidad Alfonso Alonso o la directora general del Departamento de Salud Pública de la OMS, María Neira, han participado este viernes en la Jonrada '#Countdown VHC: hacia la eliminación de la hepatitis C en España', promovida por la AEHVE. El objetivo principal del encuentro ha sido abordar y debatir los desafíos pendientes para la erradicación de esta patología en España, así como la hoja de ruta sobre las prioridades que los nuevos responsables del Ministerio de Sanidad deben fijar para convertir a España en "referencia internacional".

En cuanto a los retos, el coordinador de la Alianza, Javier García-Samaniego Rey, jefe de la Sección de Hepatología del Hospital Universitario La Paz de Madrid, ha señalado en declaraciones a Europa Press que las principales tareas, tanto desde la AEHVE como de todos los actores implicados, están relacionadas con "la mejora del diagnóstico de los pacientes".

"Tenemos que reconocer a aquellos que tienen hepatitis C y no lo saben a través del cribado, la búsqueda activa de pacientes. También hay que mejorar los mecanismos de coordinación asistencial, para que el flujo de pacientes hacia los hospitales o centros que dispensan los tratamietos sea más eficaz y, por otro lado, establecer planes de microeliminación en poblaciones prioritarias", ha resumido el máximo responsable de la Alianza sobre los pilares básicos para seguir avanzando en la victoria sobre la hepatitis.

El dirigente de la AEHVE se ha mostrado "absolutamente alienado" con los objetivos estratégicos de la OMS de disminuir la incidencia de las hepatitis B y C en un 90 por ciento en el año 2030, lo que supone prácticamente la erradicación, así como en el de disminuir la mortalidad por estas infecciones en dos tercios.

En este sentido, ha asegurado que España se encuentra "entre los países mejor posicionados de Europa" para alcanzar estos objetivos incluso antes del año 2030, tal y como ha recordado la directora general del Departamento de Salud Pública de la OMS durante su intervención en la jornada a través de videoconferencia.

"Estamos en 2018 y el objetivo intermedio del año 2021 parece demasiado ambicioso", ha reconocido Javier García-Samaniego Rey, pero, no obstante, ha sostenido que, si España, que "tiene las herramientas necesarias", es capaz de poner en marcha políticas activas de búsqueda de pacientes, se puede ser "optimista" en cuanto a la eliminación en el horizonte del 2030.

Y es que, como ha expuesto, es "muy posible" que los pacientes que quedan por tratar de hepatitis C en España sean "los más sencillos", ya que los tratados hasta ahora, la mayoría abordados en estadíos avanzados de la enfermedad, están ahora "felizmente curados". "Los que quedan son los más leves probablemente", ha apostillado.

En cualquier caso, el coordinador de la AEHVE ha destacado que "uno de los objetivos" de la Alianza es pedir una reunión con los nuevos responsables del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, con Carmen Montón a la cabeza. "Nos consta que, en principio, las intenciones siempre son buenas porque en Valencia han sido particularmente activos en el abordaje de la hepatitis C", ha resaltado, recordando que la comunidad mediterránea, junto con Madrid, ha sido una de las "pioneras" en la universalización de los tratamientos de pacientes con esta patología.

"A partir de ahora, toca a ponerse a trabajar para organizar estos planes de cribado y hacer estas políticas de mejorar la continuidad asistencial. Si somos capaces de sacar a la luz los enfermos que tienen hepatitis C y no lo saben será sencillo conseguir que España sea un país libre de esta enfermedad a corto o medio plazo", ha concluido el doctor García-Samaniego.

EL EXMINISTRO ALONSO: "ESPERO QUE MONTÓN SE TOME ESTE TEMA CON INTERÉS"

Durante su intervención, el exministro de Sanidad Alfonso Alonso ha dicho que espera que Montón "se tome el tema de la hepatitis C con interés" y continúe con el desarrollo del Plan Estratégico Nacional para el Abordaje de la Hepatitis C. "Ella ya ha mostrado esa predisposición en Valencia", ha manifestado, añadiendo que el año 2020 será "un buen momento" para realizar "una profunda evaluación" de este Plan y hacer "un impulso mayor". "Es una gran oportunidad para Montón", ha apuntado.

Además, Alonso ha relatado cómo fueron aquellos momentos a finales del año 2014 cuando comenzaron las negociaciones con Gilead para llegar a un acuerdo de financiación de 'Sovaldi' (sofosbuvir), el fármaco contra la hepatitis C.

"Para mí, este ha sido uno de los grandes éxitos de la sanidad española: es muy rentable y está evitando un gasto extraordinario. El sistema se sentía desbordado, ni siquiera sabíamos a cuántas personas tenía que llegar el tratamiento. Había mucha controversia y nervios, pero creo que tomamos decisiones lógicas", ha contado Alonso, quien asegura que le transmitió al expresidente Mariano Rajoy que era "una insensatez" nombrarle ministro en diciembre de 2014 al no ser médico o tener los conocimientos técnicos necesarios. "No sabéis lo que tenía que estudiar para prepararme las ruedas de prensa y no hacer el ridículo al lado de los expertos", ha comentado.

Alonso ha revelado que el precio inicial en el que comenzó la negociación con la farmacéutica fue de 98.000 euros por tratamiento. "Era absolutamente inasumible en un momento económico complicado, donde las vacas estaban muy flacas", ha confesado el exministro, quien ha roto una lanza a favor de Cristóbal Montoro, en aquel momento máximo responsable de la Hacienda española: "Todo esto pudo hacerse por Montoro, que desde el primer momento estuvo buscando el dinero para financiar el fármaco". En tono jocoso, el dirigente del PP vasco ha comentado que quizá por ese coste estuvo solo dos años al frente de Sanidad, porque "era el culpable del déficit de España".

En este contexto, ha admitido que todo el mundo en el Ministerio estaba "bajo cuestión", por lo que la clave, en su opinión, fue armar un equipo de expertos que fuera "incuestionable" para abordar el problema, que fue liderado por el doctor Joan Rodés. Otro aspecto que ha tratado es la presión que ejercieron los pacientes para forzar a la financiación de 'Sovaldi' de forma universal.

"Se concentraban frente al Ministerio, se encerraban y concienciaban a la sociedad. Para nosotros era incómodo cuando estábamos negociando con la farmacéutica, pero como político hay que aguantar el tirón", ha reconocido el exministro, señalando que cuando las comunidades autónomas fijaron en 100.000 personas el número de pacientes, de menor o mayor gravedad, con hepatitis H, se comenzó a negociar en precio por volumen u "otras fórmulas para permitir que los tratamientos llegaran".

"Todo esto salió adelante porque decidimos tratar a todos, a los 10.000, sin discriminar. Fue una decisión fundamental en la negociación. ¿Cómo íbamos a decidir quién los merecía y quién no?", ha afirmado Alonso, puntualizando que, no obstante, los médicos posteriormente fijaron por criterios clínicos la prioridad de la dispensión del tratamiento, de forma que los más graves lo recibieran primero.

Sobre la estrategia en perspectiva, el exministro se congratula de que su objetivo siempre fuera "de largo alcance", con la erradicación como último fin. Y es que, tal y como ha defendido, este abordaje integral en España "ha sido un ejemplo para el resto de Europa".