La cirugía bariátrica reduce las complicaciones microvasculares de la diabetes tipo 2

Cirugía Bariátrica Pionera En El Hospital Vall D'hebron
HOSPITAL VALL D'HEBRON - Archivo
Publicado 08/08/2018 7:11:31CET

   MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

   En comparación con la atención habitual, la cirugía bariátrica se asoció con la mitad de la incidencia de enfermedad microvascular a los 5 años en adultos con diabetes tipo 2. Estos hallazgos se suman a una creciente evidencia que sugiere que la cirugía bariátrica no solo mejora la glucosa, la presión arterial y el control de lípidos, sino que también reduce las complicaciones macrovasculares y microvasculares, y mejora la supervivencia en pacientes con obesidad grave y diabetes tipo 2.

   Esta es la principal conclusión de un estudio de cohorte coincidente realizado por el Kaiser Permanente Washington Health Research Institute (KPWHRI) en Seattle, (EEUU), que se publica en 'Annals of Internal Medicine'.

   La investigación ha demostrado que aproximadamente la mitad de las personas con diabetes y obesidad severa que reciben cirugía bariátrica mantienen el control de la glucosa a largo plazo sin medicación. Pero para muchos pacientes, es más preocupante evitar las complicaciones microvasculares que afectan los nervios de los pies y las manos (neuropatía), los riñones (nefropatía) y los ojos (retinopatía).

   Los investigadores estudiaron a más de 4.000 pacientes obesos con diabetes tipo 2 que se sometieron a cirugía bariátrica para determinar su efecto sobre las complicaciones microvasculares. Descubrieron que el riesgo de todas las complicaciones microvasculares a los 5 años después de la cirugía era menos de la mitad que el de un grupo de control emparejado de más de 11.000 pacientes obesos que recibieron atención médica habitual para su diabetes que no incluía cirugía.

   En general, la cirugía bariátrica se asoció con una disminución de dos tercios en la neuropatía, la mitad de la disminución de la nefropatía y una disminución de un tercio en la retinopatía.

   Según los investigadores, estos resultados sugieren que todas las personas con diabetes y obesidad severa deben hablar con su médico sobre si la cirugía bariátrica es una opción de tratamiento razonable para ellos, sopesando los riesgos y los beneficios.