MÁS DE LA MITAD LO TIENEN ALTO, PERO EL 50% NO LO SABE

Los cardiólogos urgen un plan para que España no tenga su colesterol tan elevado

Rueda de prensa de los cardiólogos sobre colesterol
EUROPA PRESS
Publicado 18/01/2018 13:35:02CET

MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Española del Corazón (FEC), promovida por la Sociedad Española de Cardiología, urge al Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas que sitúen la hipercolesterolemia en sus agendas políticas y desarrollen un plan nacional para mejorar su abordaje, ya que se estima que más de la mitad de la población española lo tiene alto pero el 50 por ciento está sin diagnosticar.

"Es un factor de riesgo cardiovascular tan importante como la hipertensión, el consumo de tabaco o la diabetes, pero no se le da la misma importancia", ha resaltado el presidente de esta entidad, Carlos Macaya, durante la presentación de una declaración conjunta con la Federación Mundial del Corazón (WHF, en sus siglas en inglés) para que España lidere la lucha global contra esta enfermedad.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España y en torno a una de cada cuatro (22,5% en mujeres y el 24,6% en hombres) se atribuyen a un colesterol elevado, que se considera como tal cuando supera los 200 miligramos por decilitro (mg/dl).

Sin embargo, pese al papel que juega en el envejecimiento prematuro de las arterias es un problema de salud que no se aborda de forma adecuada en España. "Se dice que es malo pero no se toman medidas, no hay casi ninguna estrategia nacional en las comunidades autónomas", ha criticado Leopoldo Pérez de Isla, cardiólogo del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

De hecho, además del elevado infradiagnóstico, se estima que solo el 35 por ciento de los pacientes tiene un tratamiento adecuado y, pese a ello, solo un 17 por ciento consigue tener la enfermedad controlada.

Para revertir esta situación, los cardiólogos reclaman más campañas de sensibilización a la población, que incidan en la adopción de hábitos de vida saludables para prevenirlo o rebajarlo en caso de que ya esté alto.

ALERTAS MÁS PRECISAS CUANDO DÉ ALTO EN UNA ANALÍTICA

Pero también apuntan a la necesidad de introducir un sistema de alertas más preciso en los sistemas informáticos que utilizan los propios profesionales para que pongan atención cuando los niveles superen los límites recomendados en una analítica.

"En los chequeos médicos que se hacen regularmente también se mide el colesterol, pero no hay suficiente concienciación y se minimiza, en ocasiones también por los profesionales", ha apuntado el presidente de la Fundación de Hipercolesterolemia Familiar (FHF), Pedro Mata.

Este experto cree que si las administraciones sanitarias no toman más medidas es porque el volumen de afectados es muy elevado y por posibles influencias de una industria alimentaria que "tiene remedios maravillosos para bajarlo", ha criticado.

"La Administración no está sensibilizada con esto ni con nada, solo piensa a corto plazo", ha apostillado Macaya, que no obstante precisa que no todos los pacientes con colesterol alto necesitarían tratamiento farmacológico, ya que si los marcadores no superan mucho los niveles recomendados bastaría con hacer un control periódico y recomendar cambios de hábitos.

LA HIPERCOLESTEROLEMIA FAMILIAR, EL PARADIGMA DE ESTE PROBLEMA

Otra de las medidas que se plantean es la realización de una estrategia nacional específica de la hipercolesterolemia familiar, que es el que se produce por una alteración genética y que
según los cardiólogos es "el paradigma del colesterol elevado".

De hecho, ha apuntado Mata, es el trastorno genético más frecuente en España, ya que afecta a una de cada 250 personas, por lo que podría haber unos 180.000 afectados. "Se expresa desde el nacimiento y, de quienes la padecen, el 50 por ciento la transmite a su descendencia. Sin embargo, no tenemos ni al 20 por ciento diagnosticados, ha lamentado.

Su diagnóstico es determinante ya que estos pacientes pueden acelerar su riesgo de enfermedad cardiovascular entre dos y cuatro décadas, lo que hace que s esperanza de vida sea entre 20 y 30 años menor si no se toman medidas.

Para el presidente de la FHF la clave está en establecer programas de diagnóstico infantil, entre los 2 y 8 años de vida, aunque inicialmente los afectados no necesitan empezar a tratamiento farmacológico hasta los 10 años y, en algunos casos, los niveles pueden controlarse de inicio sólo con cambios en la dieta y otros hábitos de vida saludable.

Por su parte, el presidente de la WHF, David Wood, ha animado a España a poner en marcha una hoja de ruta contra la hipercolesterolemia que luego pueda exportar al resto de países para conseguir que en el año 2025 se reduzcan un 25 por ciento las muertes prematuras por enfermedad cardiovascular, en línea con los objetivos fijados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.