La cafeína en sangre ¿posible marcador diagnóstico del Parkinson?

Parkinson, mayores, ancianos, manos
GETTY/ OCSKAYMARK
Publicado 04/01/2018 8:10:33CET

MADRID, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

El análisis del nivel de cafeína en la sangre puede proporcionar una forma sencilla de ayudar al diagnóstico de la enfermedad de Parkinson, según un estudio publicado este miércoles en 'Neurology', la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología. El trabajo encontró que las personas con enfermedad de Parkinson presentan niveles significativamente más bajos de cafeína en la sangre que las personas sin la enfermedad, incluso si consumían la misma cantidad de cafeína.

"Estudios previos han demostrado un vínculo entre la cafeína y un menor riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson, pero no hemos sabido mucho sobre cómo la cafeína se metaboliza dentro de las personas con la enfermedad", explica el autor del estudio, Shinji Saiki, de la Escuela de Medicina de la Universidad Juntendo, en Tokio, Japón.

Las personas en el estudio con etapas más severas de la enfermedad no tenían niveles más bajos de cafeína en la sangre, lo que sugiere que la disminución se produce desde las primeras etapas de la enfermedad, según escribe el investigador David G. Muñoz, de la Universidad de Toronto en Canadá, en un editorial acompañando el estudio.

"Si estos resultados pueden confirmarse, apuntarían a una prueba fácil para el diagnóstico temprano del Parkinson, posiblemente incluso antes de que aparezcan los síntomas --destaca Muñoz--. Esto es importante porque la enfermedad de Parkinson es difícil de diagnosticar, especialmente en las primeras etapas".

El estudio involucró a 108 personas que tenían la enfermedad de Parkinson durante un promedio de aproximadamente seis años y 31 personas de la misma edad que no padecían la enfermedad. Los investigadores analizaron su sangre en busca de cafeína y de 11 subproductos que el cuerpo produce a medida que metaboliza la cafeína. También se les hicieron pruebas de mutaciones en genes que pueden afectar el metabolismo de la cafeína.

Los dos grupos consumieron aproximadamente la misma cantidad de cafeína, con un promedio equivalente a aproximadamente dos tazas de café por día, pero las personas con la patología de Parkinson presentaban niveles significativamente más bajos de cafeína en la sangre y nueve de los 11 subproductos de la cafeína en la sangre.

UNA PRUEBA CON ALTO NIVEL DE FIABILIDAD

El nivel de cafeína fue de un promedio de 79 picomoles por 10 microlitros para las personas sin enfermedad de Parkinson frente a 24 picomoles por cada 10 microlitros para las personas con la enfermedad. Para uno de los subproductos, el nivel estaba por debajo de la cantidad que se podía detectar en más del 50 por ciento de las personas con Parkinson.

En el análisis estadístico, los investigadores encontraron que podría emplearse la prueba para identificar de manera fiable a las personas con la enfermedad de Parkinson, con una puntuación de 0,98 donde una puntuación de 1 significa que todos los casos se identifican correctamente. En el análisis genético, no hubo diferencias en los genes relacionados con la cafeína entre los dos grupos.

Las limitaciones del estudio incluyen que no se incluyó a personas con enfermedad de Parkinson severa, lo que podría afectar la capacidad de detectar una relación entre la gravedad de la enfermedad y los niveles de cafeína. Muñoz también apunta que todas las personas con Parkinson estaban tomando medicamentos para la enfermedad y es posible que estos fármacos afecten el metabolismo de la cafeína.