Contador

Actividad física y dieta mediterránea, claves esenciales en el tratamiento de la gota

Ancianos andando, andar, mayores
PIXABAY
Publicado 23/10/2017 14:15:14CET

MADRID, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

La artropatía gotosa ('gota'), es, según los expertos, la causa más frecuente de artritis a nivel mundial y global, y en su tratamiento una dieta equilibrada y realizar ejercicio físico son pautas muy recomendable ya que, además de ser beneficiosas para las articulaciones, también contribuyen de manera favorable a evitar las comorbilidades que pueden aparecer.

"Una actividad física o deportiva moderada, evitando el sedentarismo, junto con una dieta mediterránea que equilibre el consumo de alimentos menos deseables como cerveza, refrescos edulcorados y carne roja, contribuye en gran medida a corregir los niveles de ácido úrico y, por tanto, las posibilidades de sufrir más ataques de gota. Así mismo, mantener un buen grado de hidratación, con una ingesta de agua diaria de 2 o 3 litros, es muy importante", ha explicado el reumatólogo del Hospital Universitario HM Sanchinarro, Enrique Calvo, durante el Curso de Reumatopics 2017, organizado por la SER con la colaboración de Menarini.

La conferencia ha contado con ponentes del área de Reumatología, así como de otras especialidades, puesto que "necesitamos tener un conocimiento amplio de las manifestaciones extra-articulares que presentan nuestros pacientes, y la mejor manera para poder abordarlas y manejarlas de una forma correcta es aprender a reconocerlas y diagnosticarlas de manera precoz", ha asegurado la co-coordinadora del curso y reumatóloga en el Hospital del Mar Beltrán.

"Las artritis ocasionadas por cristales se comportan de forma parecida, en todas ellas se produce un depósito anómalo y contraproducente en articulaciones o tejidos periarticulares, dando lugar éste a episodios inflamatorios agudos que pueden ser recurrentes y hacerse crónicos, produciendo dolor, hinchazón, limitación de la movilidad e incluso enrojecimiento", ha señalado Enrique Calvo

Los pacientes que presentan estas enfermedades articulares necesitarán, en la mayoría de los casos, un tratamiento farmacológico para "disminuir el depósito de cristales o, al menos, la inflamación que estos producen", ha asegurado el doctor Calvo.

El doctor Calvo ha señalado tres vías para mejorar la calidad asistencial: la formación de los médicos residentes, la difusión, tanto en medios de comunicación, como en redes sociales y la detección precoz.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter