Según un experto de SEIS

Las TIC representaron en 2013 el 1,19% del presupuesto global sanitario, "muy por debajo" de los países del entorno

Actualizado 06/10/2014 17:56:24 CET

MADRID, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las TIC representaron en 2013 en España un 1,19 por ciento del presupuesto global sanitario, una cifra que se sitúa "muy por debajo" a la de los países del entorno (un 2,25% aproximadamente), según ha informado el vicepresidente de la Sociedad Española de Informática de la Salud (SEIS), Marcial García Rojo, durante una mesa redonda celebrada en el marco de la celebración, por primera vez, del Día de la Tecnología Sanitaria en Castilla-La Mancha.

Se trata de un acto organizado gracias al convenio de colaboración entre la Universidad Castilla-La Mancha y la Sociedad Española de Electromedicina e Ingeniería Clínica (SEEIC) y que, además, cuenta con la colaboración de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin).

Allí, el experto ha asegurado que actualmente el sector de la tecnología sanitaria es considerado como "generador de gasto", algo que, a juicio del presidente de SEEIC, Jesús Lucinio Manzanares Pedroche, "debe cambiar" debido a que es un generador de riqueza, aporta dispositivos, sistemas y equipos que reducen la estancia en los hospitales, están generando "menor coste" al sistema, son "más efectivos" en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades y, por ello, "mejoran" la eficiencia del sistema.

"El valor que aporta el sector de tecnología sanitaria y su compromiso adquirido con los pacientes y la sociedad, lo han convertido en un sector estratégico, valorado y reconocido por su capacidad para optimizar la calidad asistencial, potenciar la innovación y contribuir a la eficiencia del sistema sanitario", ha recalcado la secretaria general de Fenin, Margarita Alfonsel Jaén.

En este sentido, el presidente de SEEIC ha insistido en que este sector consigue hacer los procesos "más sencillos e intuitivos" y contribuye a la creación de puestos de trabajo de calidad y a la formación de profesionales con una "muy específica y alta cualificación profesional".

"¿Puede ser un problema que los sistemas de contratación y las agencias de evaluación sean distintas en cada una de las comunidades autónomas?. Esta solución tal vez no es eficiente. Por ello, es necesario que haya una mayor cohesión entre las autonomías y una mayor facilidad de comunicación, unificando criterios", ha apostillado Manzanares Pedroche.

Asimismo, el vicepresidente de la SEIS ha incidido en que la situación actual del sector requiere un "examen profundo" y, para ello, la visión debe ser "global", incluyendo a las instituciones públicas y privadas. Y es que, a su entender, es necesario prestar una "mayor atención" en el futuro próximo a la aplicación que tienen los avances tecnológicos en la prevención de enfermedades y en la promoción de la salud, por ejemplo, a través de la tecnología móvil.

ATENCIÓN DOMICILIARIA E INTELIGENCIA AMBIENTAL

Por otra parte, el experto del Instituto de Investigación en Informática de la UCLM, Antonio Fernández Caballero, ha presentado el proyecto 'Inteligencia ambiental y robótica emocional para la mejora de la calidad de vida y cuidado del paciente anciano por medio de la regulación inteligente de emociones', que comienza ahora su fase de desarrollo y ensayo.

"Nuestra intención con este proyecto es ser capaces de detectar las emociones del anciano que vive solo y llevarlo hacia una emoción positiva para evitar, por ejemplo, que entre en fase depresiva", ha explicado este especialista. Para su desarrollo, el proyecto requiere de un enfoque "multidisciplinario" en las disciplinas de Tecnologías de la Sociedad de la Información, Psicología de la Vejez y Neurobiología de las Emociones.

Las herramientas y técnicas que se usarán están ligadas a conceptos de inteligencia ambiental y robótica emocional, y no sólo se emplearán cámaras que detectan emociones faciales, si no que también se captará el movimiento de la persona en su casa y se utilizarán sensores no invasivos que detecten los latidos del corazón o la sudoración de la piel. Todos estos dispositivos electrónicos estarán conectados con un ordenador que irá procesando los datos y, en función de los mismos, regulará tres aspectos del ambiente en el hogar capaces de regular las emociones básicas: la música, la iluminación y el color.

"No es un sistema cerrado de televisión, esa información se autoconsume, al médico no le llegarán imágenes, sino alertas en su teléfono móvil, por ejemplo, de la evolución del paciente", explica Antonio Fernández. "La novedad de este proyecto, que prevemos que su desarrollo dure tres años, es que, precisamente, intenta cambiar el propio ambiente para que éste sea capaz de regular las emociones del paciente en pro de un beneficio asistencial", ha apostillado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter