Satse avisa de que el acuerdo del Gobierno y sindicatos sobre empleados públicos aumenta la brecha salarial en el SNS

Actualizado 20/03/2018 14:16:16 CET

MADRID, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

El sindicato de Enfermería (Satse) ha avisado al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y al resto de organizaciones sindicales, que el acuerdo alcanzado recientemente entre el Gobierno y determinados sindicatos sobre los empleados públicos aumenta la brecha salarial y las diferencias en las condicionales laborales de los profesionales de los distintos servicios de salud, propiciando un Sistema Nacional de Salud (SNS) "más desigual e injusto".

En el marco de la reunión del ámbito de negociación, celebrado este lunes en el Ministerio de Sanidad, Satse ha vuelto a mostrar su rechazo a un acuerdo que perpetúa las desigualdades existentes en las condiciones laborales de los profesionales sanitarios, al condicionar la mayoría de los compromisos adquiridos a si cada comunidad autónoma cumple o no determinados objetivos de déficit público y estabilidad presupuestaria.

"Nos quieren vender que todos los profesionales sanitarios verán mejorados su salarios y otras condiciones laborales, como el poder volver a trabajar 35 horas a la semana, cuando la realidad es que dependerá de la comunidad autónoma en la que trabajen", ha reiterado el sindicato.

A su juicio, el acuerdo alcanzado por el Gobierno y algunas organizaciones sindicales no tiene en cuenta, en modo alguno, las particularidades de las condiciones de trabajo de los profesionales sanitarios, contemplando distintas medidas que resultan "absolutamente insuficientes" y que mantienen los recortes sufridos por todos ellos en los últimos años, especialmente por los de Enfermería y Fisioterapia.

DESARROLLO DE LAS ESPECIALIDADES DE ENFERMERÍA

Otro de los asuntos abordados en la reunión del ámbito de negociación ha sido la puesta en marcha y desarrollo de distintos grupos de trabajo en materias como, por ejemplo, la mejora continua de las condiciones laborales, el desarrollo de las especialidades de Enfermería o la lucha contra las agresiones a los profesionales.

En este punto, Satse ha destacado la necesidad de que estos grupos que ahora se constituyen realmente funcionen con objetivos concretos y plazos razonables de consecución de los mismos. Respecto a las condiciones de trabajo de los profesionales, Satse ha subrayado la necesidad de implantar un itinerario laboral de mejora progresiva de las mismas en función de aspectos como la antigüedad, los años de servicios prestados en turnos rotatorios, nocturnos, o en servicios o unidades que se puedan considerar de especial penosidad o peligrosidad.

Entre otras medidas, ha abogado por el acceso a una reducción de jornada asistencial o a puestos de trabajo con menos carga asistencial, así como la exención de guardia o noches. Por todo ello, Satse ha solicitado que, desde el Ministerio de Sanidad y en coordinación con el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, se impulsen las acciones necesarias para evitar que el uso y manipulado de medicamentos peligrosos por parte de las enfermeras y enfermeros pueda suponer un riesgo para su salud.

Finalmente, el sindicato ha recordado que, según el informe del Observatorio de Bioseguridad, sólo en el 47,2 por ciento de los centros sanitarios españoles existe un protocolo que obligue a la utilización de un sistema cerrado de preparación y administración de medicación peligrosa, y que en más de la mitad de los centros no se ha realizado una evaluación de los riesgos laborales que asumen las enfermeras y enfermeros.