Análisis de oncólogos en EEUU

La quimioterapia contra el cáncer acelera el "envejecimiento molecular"

Actualizado 06/10/2014 23:55:26 CET

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los médicos sospechan desde hace tiempo que la quimioterapia puede acelerar el proceso de envejecimiento en los pacientes tratados por cáncer. Un análisis de oncólogos de la Universidad de Carolina del Norte (UNC, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, ha mostrado que la quimioterapia curativa provoca un aumento de la edad molecular de un paciente un promedio de 15 años de envejecimiento normal.

Mediante el uso de una prueba desarrollada en el Centro Integral del Cáncer Lineberger de la UNC para determinar el envejecimiento molecular, estos expertos midieron directamente el impacto de los medicamentos de quimioterapia contra el cáncer en el envejecimiento biológico.

En concreto, midieron el nivel de p16, una proteína que causa
envejecimiento celular, en la sangre de 33 mujeres de más de 50 años que habían sido sometidas a quimioterapia para el cáncer de mama curable. Se tomaron muestras de las pacientes para el análisis de la edad molecular antes de la quimioterapia, inmediatamente después y un año después de que la terapia terminara.

Los científicos encontraron los mismos resultados del tratamiento en un grupo separado de 176 sobrevivientes de cáncer de mama que habían recibido quimioterapia, en promedio, tres años y medio antes del análisis, según revela el trabajo, publicado en 'Journal of the National Cancer Institute'.

La directora del estudio, Hanna Sanoff, profesora asistente en la Escuela de Medicina de UNC y miembro de Lineberger, señala que los resultados indican que la prueba de p16 es prometedora como un medio para evaluar la forma en que la quimioterapia afectará a la salud a largo plazo de un paciente y la supervivencia y servirá como un biomarcador predictivo para la toxicidad a largo plazo de la quimioterapia.

"Nuestra teoría es que si una persona tiene una edad molecular avanzada de inicio, será más difícil que pueda tolerar la quimioterapia", afirma Sanoff. "Creemos que un alto nivel de p16 antes del tratamiento podría significar que un paciente va a tener más dificultades para producir nuevas células sanguíneas después de cada tratamiento de quimioterapia y, por lo tanto, está en mayor riesgo de padecer anemia e infecciones durante la quimioterapia", explica.

El papel clave de la p16 en el envejecimiento humano se ha establecido a lo largo de la última década en el laboratorio del doctor Norman Sharpless en Lineberger. Las investigaciones realizadas en este centro demostraron en 2004 que los niveles de p16 aumentan de forma exponencial con la edad, por lo que desarrollaron la prueba de sangre p16 para uso humano en 2009.

El siguiente paso de esta investigación actualmente en curso, bajo la dirección del doctor Hyman Muss, director del Programa de Oncología Geriátrica de Lineberger, consiste en determinar si los marcadores de la edad molecular predicen la función física y la evolución de los pacientes en una serie de entornos clínicos.

"Aunque estos resultados son muy provocativos, hay mucho más que estudiar y habrá que verificar en los ensayos futuros cómo estos cambios en el envejecimiento molecular afectan a la supervivencia a largo plazo", destaca Muss. "La quimioterapia adyuvante ha mejorado dramáticamente la supervivencia del cáncer de mama y, a la espera de más datos, los resultados de nuestro estudio no deberían afectar a las decisiones de quimioterapia adyuvante", agrega.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter