Los 7 problemas de la sanidad que urgen a un Pacto de Estado

Médico, paciente, consulta
GETTY/KAZOKA30 - Archivo
Actualizado 31/08/2018 10:11:33 CET

   MADRID, 31 Ago. (EDIZIONES) -

   Las dos cosas que más influyen sobre la salud de las personas son la edad y las condiciones de vida. Además, están los factores genéticos, los accidentes, las enfermedades y, por supuesto, la manera en que interaccionan los 5 elementos entre sí, sobre un paciente concreto.

   "Todo lo que signifique actuar sobre estos factores para reducir la probabilidad de caer enfermo se engloba bajo las políticas de salud pública. Cuando, a pesar de todo, caes enfermo, el sistema sanitario es el que se debe ocupar de ti. Adecuar dicho sistema sanitario al perfil, necesidades y posibilidades de los enfermos y de las enfermedades es lo que debe ocupar la política sanitaria", afirma el exministro socialista, Jordi Sevilla, en la introducción de su nuevo libro 'Qué está pasando con tu Sanidad' (Profit Editorial).

   En una entrevista con Infosalus, el ex titular de la cartera de Administraciones Públicas sostiene que actualmente el discurso sobre política sanitaria se focaliza mucho en la situación de los recortes del gasto y en las privatizaciones.

   "Sí que han tenido lugar los recortes y las privatizaciones, pero no es lo más relevante de cara al futuro de la Sanidad Pública, con una gran revolución tecnológica detrás, gracias a la telemedicina y a la genómica, y con un cambio de paciente, ya que cada vez hay más pacientes crónicos, y el tratamiento de las enfermedades con las técnicas nuevas", señala.

   Sevilla considera que los nuevos enfermos requerirán de centros sanitarios muy diferentes a los de ahora, pronto sobrarán hospitales de agudos, y faltarán políticas de atención a personas dependientes en casa, así como residencias de larga estancia medicalizadas, además de que se requerirá de un nuevo tipo de profesional médico.

   "España ahora mismo no está, en su opinión, lo suficientemente preparada para ese reto porque no está en la prioridad de las agendas políticas. Se está mirando mucho a los recortes y a las privatizaciones, cuando el programa de la sanidad del siglo XXI va por otro lado y requiere que el ciudadano, agente activo del SNS esté presente", indica el exministro socialista.

    Por ello, defiende que hay que plantearse "muy en serio" la gestión del sistema sanitario, así como las carreras profesionales, la contratación de profesionales o medicamentos, por ejemplo. "Debe estar todo en revisión ante la nueva sanidad e intentar hacerlo sin que nos cueste más. El objetivo por tanto no debería ser gastar más como hasta ahora, sino mejor y en cosas distintas de las que se están gastando hasta ahora", añade.

LOS 7 EJES DEL CAMBIO

   Así con todo, plantea los 7 ejes que, en su opinión, deberían centrarse en un pacto nacional de la sanidad. Según advierte, "no pesan lo mismo los 7 en esta 'ecuación del cambio', pero sí son necesarios para el cambio". Entonces, estas propuestas de cambio que plantea son:

1.- Poner a los ciudadanos como agentes prioritarios del SNS. "Nuestro SNS tradicional se decía que trataba bien a las enfermedades y mal a los enfermos. Esto no debe continuar así. No sólo es problema de enfermos, es un problema de todos los ciudadanos", explica.

   2.- La financiación se debe corresponder con los sistemas de evaluación. "Uno de los grandes problemas más allá de lo que se gaste, si mucho o poco, es que no se sabe si se gasta bien porque faltan mecanismos de eficiencia de costes", apostilla Sevilla.

   3 y 4.- La gobernanza y el personal. "No sólo es un problema de gestión. Tiene que tener en cuenta los pacientes, tiene que haber la profesionalidad en la gestión, y el propio modelo sanitario una mejor gobernanza, no que haya 17 comunidades autónomas más el ministerio y no está claro cómo se gestionan conjuntamente esas competencias. Ha llegado el momento de revisar el personal estatutario, y de buscar nuevos incentivos profesionales", remarca.

5.- La eficiencia como objetivo. "No sólo está el problema de gastar más, sino que hay que trabajar por gastar mejor, y hay que ser conscientes de que la eficiencia no es escatimar en costes sino no despilfarrar. Hay veces que se puede conseguir el mismo objetivo gastando menos. Hay que ser especialmente atentos con el dinero público", advierte.

   6.- Si los nuevos retos del sistemas que pasan por el paciente deben ser distintos, las enfermedades van a ser distintas y los medicamentos y la tecnología son distintas. "Por lo tanto el SNS no puede ser igual", destaca el exministro socialista.

   7.- Potenciar la I+D. "Siempre ha sido muy importante la investigación, sobre todo la farmacológica. En este momento también la tecnología lo está cambiando, los sistemas que permitan que un análisis se haga en cualquier parte del mundo, o que un medico tailandés pueda ver tu radiografía. Debe incorporarse como una gran prioridad", concluye.

Contador