ONUSIDA resalta la lucha de Kofi Annan contra el sida: "No pararemos hasta acabar con la epidemia. Se lo debemos"

El ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, en una conferencia sobre el sida
ONUSIDA
Actualizado 20/08/2018 16:58:27 CET

MADRID, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida, ONUSIDA, ha resaltado la figura del ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, fallecido este sábado, por su compromiso en la lucha contra la enfermedad, y ha prometido "no descansar hasta que la epidemia de sida haya terminado".

"Una luz brillante de África ha fallecido. Un africano de corazón, pero un ciudadano global, Kofi Annan simboliza lo mejor de la humanidad. Era un líder, un solucionador de problemas y un creador de cambios", explica al comienzo de una carta el director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé, donde resalta la contribución del dirigente ghanés a la lucha contra esta enfermedad y pormernoriza sus logros como secretario general de las Naciones Unidas.

Así, expone que cuando Annan comenzó su mandato en 1997, las perspectivas de la epidemia de sida eran "sombrías": unos 23,9 millones de personas vivían con el VIH, había 3,5 millones de nuevas infecciones por el virus y el acceso al tratamiento se restringía a "unos pocos privilegiados". Sin embargo, "persuadió a los líderes mundiales, humildemente, diplomáticamente, y cuando el mensaje no calaba, habló abierta y enérgicamente".

Bajo su dirección, en el año 2000 el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptó la resolución 1308, identificando al sida como una amenaza a la seguridad global. En 2001, se celebró la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida, la primera reunión de líderes mundiales sobre un problema de salud en las Naciones Unidas.

En 2000, en un momento en que se invertían menos de 800 millones de euros en la respuesta al sida, solicitó un fondo de guerra de al menos 6-8 mil millones de euros contra el sida, la tuberculosis y la malaria. Esta iniciativa, unida a su influencia con los líderes mundiales, condujo a la creación del Fondo Mundial de Lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria, que "ha salvado millones de vidas", destaca Sidibé. Tras dejar su cargo en 2006, Annan siguió siendo mecenas del Fondo Mundial, ayudando a asegurar que estuviera correctamente financiado.

El Objetivo de Desarrollo del Milenio de detener y revertir la propagación del sida y la Declaración de compromiso de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida de 2001 establecen objetivos de prevención del VIH, pero no establecen objetivos concretos para el acceso al tratamiento.

"En ese momento, el coste de los medicamentos antirretrovirales era astronómicamente alto. Sentado con la industria farmacéutica, Annan ayudó a allanar el camino para una eventual reducción en sus precios. ¿Quién podría haber creído en 2001 que el coste de los medicamentos antirretrovirales para salvar vidas se reduciría en 2018 a tan solo 52 euros por persona al año? Hoy, aproximadamente 21 millones de personas están bajo tratamiento de VIH", detalla el director ejecutivo de ONUSIDA.

A esto, añade que Annan utilizó "hábilmente" su poder de convocatoria. Por ejemplo, detalla que cuando se enteró de que menos del 30 por ciento de las personas conocía el VIH, reunió a los medios de comunicación y ayudó a lanzar la Iniciativa mundial para los medios de comunicación sobre el sida.

"Como resultado, se realizaron cientos de horas de programas de concientización sobre el sida de manera gratuita por compañías de medios públicas y privadas de todo el mundo. Además, incluso apareció con un personaje con VIH positivo en Barrio Sésamo, ayudando a reducir el estigma y la discriminación contra los niños afectados por el virus", argumenta.

Su corazón estaba con las personas afectadas por el VIH. Vio de primera mano las realidades de la epidemia de VIH. Sabía que el cambio real llegaba cuando las mujeres y las niñas tenían poder. Abrazó la diversidad. Habló sobre los derechos de las mujeres explotadas sexualmente, hombres homosexuales, personas que tomas drogas y transgénero. Recuerdo sus palabras cuando aceptó el Premio al Liderazgo de ONUSIDA en 2016: 'Hoy vemos un progreso tremendo, pero la lucha no ha terminado. Debemos continuar la lucha y despertar cada mañana listos para luchar y luchar nuevamente, hasta que ganemos'", concluye Michael Sidibé.