ONUSIDA alerta de que la respuesta mundial al VIH está en un "punto precario"

SIDA En África
REUTERS/STR NEW - Archivo
Publicado 18/07/2018 13:47:08CET

   MADRID, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

   ONUSIDA ha publicado el informe 'Miles para cerrar las brechas, romper las barreras, corregir las injusticias' en el que advierte de que la respuesta mundial al VIH esta en un "punto precario" y pide acciones "inmediatas" de cara a alcanzar los objetivos marcados para el año 2020.

   "Estamos haciendo sonar la alarma. Regiones enteras se están quedando atrás, los enormes logros que hemos logrado para los niños no se mantienen, las mujeres siguen siendo las más afectadas, los recursos aún no se corresponden con los compromisos políticos y las poblaciones clave continúan siendo ignoradas. Todos estos elementos están frenando el progreso y deben abordarse urgentemente", ha dicho el director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé.

   Y es que, según se plasma en el trabajo, las nuevas infecciones por VIH han disminuido solo un 18 por ciento en los últimos siete años (de 2,2 millones en 2010 a 1,8 millones en 2017), una reducción que no es lo "suficientemente rápida" como para alcanzar el objetivo de menos de 500 000 en 2020.

   Ahora bien, la reducción de nuevas infecciones por VIH ha sido más fuerte en la región más afectada por el VIH, África oriental y meridional, donde las nuevas infecciones por VIH se han reducido en un 30 por ciento desde 2010, si bien ONUSIDA lamenta que las nuevas infecciones por VIH estén aumentando en unos 50 países, que en Europa oriental y Asia central el número anual de nuevas infecciones por VIH se haya duplicado y que las nuevas infecciones por el VIH hayan aumentado en más de una cuarta parte en Medio Oriente y África del Norte en los últimos 20 años.

   Sin embargo, la organización reconoce que debido al impacto de la implementación de la terapia antirretroviral, el número de muertes relacionadas con el sida es el "más bajo" de este siglo (940 000), habiendo caído por debajo de un millón por primera vez en 2016. En solo un año, 2,3 millones de personas adicionales estaban accediendo nuevamente al tratamiento, siendo el mayor aumento anual hasta la fecha, lo que eleva el número total de personas en tratamiento a 21,7 millones.

    Además, casi el 60 por ciento de los 36,9 millones de personas que viven con el VIH estaban en tratamiento en 2017, un logro que ONUSIDA califica de "importante", aunque recuerda que para alcanzar la meta de 30 millones debe haber un aumento anual de 2,8 millones de personas, y hay indicios de que la tasa de escalabilidad arriba se está desacelerando.

   Por otra parte, informa de que solo el 26 por ciento de los niños y el 41 por ciento de los adultos que viven con el VIH tenían acceso a tratamiento en África occidental y central en 2017, en comparación con el 59 por ciento de los niños y el 66 por ciento de los adultos en el este y el sur de África. Desde 2010, las muertes relacionadas con el sida han disminuido en un 24 por ciento en África occidental y central, en comparación con una disminución del 42 por ciento en África oriental y meridional.

EL PROGRESO DE LOS NIÑOS SE HA RALENTIZADO

   Del mismo modo, el informe muestra que los logros obtenidos para los niños no se mantienen, puesto que las nuevas infecciones por VIH en este colectivo solo han disminuido un 8 por ciento en los últimos dos años, la mitad (52%) de todos los que viven con el VIH reciben tratamiento y el año pasado murieron 110.000 niños por enfermedades relacionadas con el sida.

   Aunque el 80 por ciento de las embarazadas las mujeres que viven con el VIH tenían acceso a los medicamentos antirretrovirales para prevenir la transmisión del VIH a sus hijos en 2017, ONUSIDA denuncia que 180.000 niños contrajeron el VIH durante el parto o la lactancia materna.

   El informe también muestra que las poblaciones clave no se consideran lo suficiente en la programación del VIH que hacen los gobiernos. Y es que, las poblaciones clave y sus parejas sexuales representan el 47 por ciento de las nuevas infecciones por VIH en todo el mundo y el 97 por ciento de las nuevas infecciones por VIH en Europa oriental y Asia central, donde un tercio de las nuevas infecciones por VIH se producen entre personas que se inyectan drogas.

   En concreto, ONUSIDA recuerda que el riesgo de contraer el VIH es 13 veces mayor entre las trabajadoras sexuales, 27 veces mayor entre los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, 23 veces más entre las personas que se inyectan drogas y 12 veces más entre las mujeres transgénero.

   Por otra parte, el informe destaca que la discriminación por parte de los trabajadores de salud, policías, maestros, empleadores, padres, líderes religiosos y miembros de la comunidad impide que los jóvenes, las personas que viven con el VIH y las poblaciones clave accedan a la prevención del VIH, el tratamiento y otros servicios de salud sexual y reproductiva.

   De hecho, en 19 países, una de cada cinco personas que viven con VIH que respondieron a las encuestas informaron que se les negó atención médica y una de cada cinco personas que viven con el VIH evitó visitar un centro de salud por temor a estigmatización o discriminación relacionada con su estado serológico. Asimismo, en cinco de 13 países con datos disponibles, más del 40 por ciento de las personas dijeron que piensan que los niños que viven con el VIH no deberían poder asistir a la escuela con niños que son VIH negativos.

   En 2017 alrededor del 58 por ciento de todas las nuevas infecciones por VIH entre adultos mayores de 15 años se produjeron entre mujeres y 6600 mujeres jóvenes de entre 15 y 24 años se infectaron con VIH todas las semanas. Ante esto, ONUSIDA avisa de que el aumento de la vulnerabilidad al VIH se ha relacionado con la violencia.

   "La desigualdad, la falta de empoderamiento y la violencia contra las mujeres son violaciones de los derechos humanos y continúan alimentando nuevas infecciones por el VIH. No debemos dejar de esforzarnos para abordar y erradicar el acoso, el abuso y la violencia, ya sea en el hogar, en la comunidad o en el lugar de trabajo", ha dicho Sidibé.

   Del mismo modo, y aunque se han logrado avances en el tratamiento y diagnóstico del VIH entre las personas con tuberculosis (TB), porque alrededor de nueve de cada 10 personas con TB diagnosticadas con VIH están en tratamiento, ONUSIDA señala que la tuberculosis sigue siendo la principal causa de muerte entre las personas que viven con el VIH y tres de cada cinco personas que inician el tratamiento contra el VIH no se someten a exámenes de detección, detección o tratamiento para la tuberculosis.

   Finalmente, la organización asegura que la colaboración entre los sistemas de salud y las comunidades individuales puede reducir con éxito el estigma y la discriminación y ofrecer servicios a la gran mayoría de las personas que más los necesitan. Además, tal y como señala, cuando la prevención combinada del VIH (incluidos los condones y la circuncisión médica masculina voluntaria) se lleva a cabo a escala, se logran disminuciones a nivel poblacional en las nuevas infecciones por el VIH.

   "Para cada desafío hay una solución. Es responsabilidad de los líderes políticos, los gobiernos nacionales y la comunidad internacional hacer suficientes inversiones financieras y establecer los entornos legales y normativos necesarios para llevar el trabajo de los innovadores a escala mundial. Hacerlo creará el impulso necesario para alcanzar los objetivos para 2020", ha zanjado Sidibé.

Contador