La OMS advierte que cada año mueren 1,5 millones de personas por el suo de combustibles domésticos contaminantes

Actualizado 04/05/2006 18:05:53 CET

Recomienda reemplazar estos combustibles por otros más limpios como gas licuado o biogas para reducir la morbi-mortalidad respiratoria

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

La Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó hoy el informe 'Combustible para la Vida: Energía Doméstica y Salud', en el que denuncia que anualmente mueren 1,5 millones de personas a raíz de enfermedades respiratorias producidas por el uso de combustibles contaminantes como la madera o el carbón e instó al mismo tiempo a los Estados e instituciones donantes a contribuir al reemplazo de estos combustibles por otros más limpios como el gas licuado o el biogas, invirtiendo en la infraestructura energética necesaria.

Según destaca la OMS, más de la mitad de la población mundial aún usa combustibles sólidos en fuego a cielo abierto o en cocinas, "práctica que contamina enormemente el aire de los locales cerrados, con el riesgo consiguiente de que los niños sufran neumonía, y los adultos, enfermedades respiratorias crónicas". Datos proporcionados por la asociación aseguran que por esta causa murieron en 2002 1,5 millones de personas, casi 800.000 niños y más de 500.000 mujeres.

Lograr reducir, para fines de 2015, a la mitad el número de personas que utilizan combustibles sólidos, requiere -según estimó la OMS- que "durante los próximos 10 años se proporcione acceso a combustibles más limpios a 485.000 personas cada día". Con ese objetivo, instó a los estados e instituciones a promover el acceso a a este tipo de infraestructura energética a las familias destacando que "los argumentos económicos para adoptar soluciones prácticas a gran escala son casi tan poderosos como los humanitarios".

Desde el punto de vista humanitario resalta que "si el número de hogares que utilizan gas licuado, biogas o combustibles modernos aumentara en 100 millones, disminuiría en 473 millones el número de mujeres, niños u hombres expuestos a los efectos nocivos de la contaminación del aire de los locales cerrados y en 282.000 el número de muertes anuales por enfermedades respiratorias", con la consecuente disminución de los gastos sanitarios.

Desde el punto de vista económico, señala que "si la mitad de los que aún utilizan combustibles tradicionales en sus cocinas dispusieran de cocinas mejoradas, se ahorrarían 34.000 millones anuales en concepto de combustible". Según estima el informe presentado mundialmente hoy, para reducir a la mitad el número de personas que cocinan con combustibles sólidos en todo el mundo hasta 2015 "sería necesario invertir 13.000 millones de dólares y se obtendría un beneficio económico de 91.000 millons de dólares anuales".

Para alcanzar este objetivo, la OMS señaló que "es necesario que los donantes inviertan en el diseño de tecnologías apropiadas, el establecimiento de industrias locales y la organización de sistemas de microcrédito" y resaltó que "el desarrollo de esa infraestructura energética no solo entrañaría la disminución de la morbilidad y mortalidad, sino también del tiempo dedicado a la convalecencia, a acopiar combustible y a cocinar".

"Es inadmisible que cada año se pierdan 1,5 millones de vidas - muchas de ellas de niños que apenas las han comenzado - por causa de una innecesaria exposición al humo en los locales cerrados. Conocemos soluciones sencillas y costeables; asegurémonos de que estén a la disposición de las personas que pueden beneficiarse de ellas utilizándolas para vivir", manifestó María Neira, directora de la OMS para Salud Pública y Medio Ambiente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter