FEBE no cree que un aumento de los impuestos sobre el alcohol reduzca su consumo en menores, y apuesta por prevención

Botellón
EUROPA PRESS - Archivo
Actualizado 18/04/2018 16:17:58 CET

MADRID, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

El director general de la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE), Bosco Torremocha, quien considera positivo el desarrollo de una Ley contra el consumo de alcohol en menores, no cree que un aumento de los impuestos sobre el alcohol que encarezca el precio de estas bebidas sea la medida más adecuada, por el contrario considera que se debe apostar por medidas de prevención, control y aplicación de las sanciones correspondientes.

"Estamos hablando de una ley de alcohol en menores, los menores tienen prohibido el consumo por ley, no solo el consumo, también venderles y dispensarles alcohol. Por tanto, no sé qué tienen que ver medidas fiscales en este ámbito", señala en una entrevista a Europa Press, preguntado por el informe sobre la futura Ley que establece revisar los impuestos especiales de todas las bebidas.

A su juicio, esta medida afecta directamente a los adultos, ya que "los menores no tienen renta disponible, no tienen ingresos, por tanto de ninguna manera les va a afectar que tengan un precio u otro". Asimismo, teniendo en cuenta que el consumo de los menores está asociado a las marcas más baratas, se pregunta hasta cuánto puede multiplicarse el precio para que sean inaccesibles.

"¿Cuánto se puede pretender subir los impuestos a una litrona de cerveza para que no sea accesible al menor? Al final la fiscalidad afecta a los bienes y servicios del público que los puede consumir, y lo menores no deben beber alcohol, nadie les puede vender ni dispensar, lo que hay que hacer es vigilar el cumplimiento de la normativa", afirma.

El informe, validado la pasada semana en el Senado y a la espera de su aprobación por la Comisión Mixta Congreso-Senado para el Estudio del Problema de las Drogas, también pide que se establezca un horario infantil en el que no se podrá insertar publicidad de ningún tipo ni en programas emitidos una hora antes o después de ese horario; asimismo, un mayor control de los patrocinios en eventos deportivos y de ocio donde haya menores.

Estas medidas para FEBE son "totalmente acertadas". En este sentido, manifiesta que es importante que se establezcan medidas adicionales a las que ya hay para que la publicidad no pueda estar dirigida de manera directa o indirecta pero "hay que hacerlo bien". En su opinión la normativa vigente de publicidad, concretamente en televisión "es un absoluto desatino", ya que no establece horarios.

Desde FEDE aplauden la iniciativa parlamentaria ya que consideran que es "necesario" que haya una ley nacional, ya que "hay un dispersión normativa que ayuda muy poco a arreglar de manera coherente y ordenada un fenómeno con el que todos debemos colaborar para que mejore, que es el consumo en menores".

Finalmente, en cuanto a la posibilidad de incluir en el etiquetado una advertencia sanitaria sobre los daños y riesgos para la salud, como ya ocurre con el tabaco, considera que, "si los menores tienen el consumo prohibido que se les venda o dispense, todo lo que parezca en el etiquetado de ningún modo va a prevenir su consumo, porque ya lo tienen prohibido, el etiquetado estaría encaminado a advertir a los adultos".

Asimismo, ha recordado que actualmente esta en tramitación una normativa Europea y, por tanto, "España debe estar en ese procedimiento". "Ahora, establecer aquí medidas que puedan ser contrarias o discordantes no tiene sentido", añade.

PREVENCIÓN A LARGO PLAZO

En su opinión, lo que "no conviene es mezclar menores con adultos", y, en este sentido, considera que la futura ley "debe tener bien claro el bien jurídico a proteger". No obstante, consideran que es una ley "necesaria y conveniente", en la que todos los sectores implicados deben colaborar.

Pero, advierte de que si se está estableciendo una ley de prevención dicha normativa debe centrarse en esas medidas, no en iniciativas como un aumento en la fiscalidad de las bebidas o modificación del etiquetado. "La prevención funciona pero hay que apostar por ella", señala recordando que además de que tienen un coste son medidas cuyos beneficios solo se ven a medio y largo plazo.

Por otro lado, apuesta por obligar al cumplimiento de la actual legislación, puesto que ya está prohibida el consumo, venta y dispensación en toda España a menores. "Esa normas se incumplen, lo que debe hacer la ley es reforzar el cumplimiento de la misma", concluye, al tiempo que se muestra tajante al afirmar que "los menores no tienen que beber ni una gota de alcohol".