Ordenado por
Aviso: Esta noticia tiene más de un año. Última actualización: 18/06/2007

La esperanza de vida de un enfermo de Alzheimer desde el diagnóstico suele ser de 10 a 12 años

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La esperanza de vida de un enfermo de Alzheimer desde el diagnóstico, si éste es precoz, suele ser de 10 a 12 años, según señalaron los expertos reunidos en la mesa 'Demencias y deterioro cognitivo', que se celebró dentro del programa científico del XIV Congreso Nacional y VIII Internacional de la Medicina General Española, que tuvo lugar hasta el viernes día 16 en Salamanca.

   En España, entre las demencias primarias, la Enfermedad de Alzheimer (EA) representa el 48 por ciento del conjunto de demencias, sostiene la Sociedad Española de Medicina General (SEMG), que organiza anualmente este encuentro. De hecho, el estudio 'La Salud de Nuestros Pueblos' de la SEMG, realizado a partir de una muestra formada por poblaciones con menos de 10.000 habitantes, la EA supone la cuarta causa de muerte entre la población femenina.

   Asimismo, cabe destacar "que estas patologías afectan por igual a hombres y mujeres, aunque en nuestro país se ha observado que las demencias vasculares son más habituales en los varones, mientras que en las mujeres predomina la EA", indicó el coordinador nacional del grupo de trabajo de Habilidades en Salud Mental de la Sociedad Española de Medicina General (SEMG) y moderador de la mesa, Fernando Gonçalves.

   Además, hay que tener en cuenta que, según datos facilitados por la SEMG, "más del 70 por ciento de los enfermos de Alzheimer son cuidados en su domicilio por un familiar, que en el 80 por ciento de los casos es una mujer", lo que se cifra en España en un millón de personas que padecen las consecuencias de la EA como cuidadores principales. Por esta razón, el doctor Gonçalves, defendió la necesidad de "cuidar al cuidador y atender sus necesidades" con el propósito de que "no acabe claudicando y pueda retrasarse al máximo el ingreso del enfermo en una residencia"

PAUTAS DE ADMINISTRACIÓN DE LA MEDICACIÓN

   Durante el congreso, la SEMG recordó que las características incapacitantes del Alzehimer la convierten en la enfermedad patrón a la hora de hablar de situación de dependencia y del papel del cuidador, "ya que la manera en que se presten estos servicios va a influir en la evolución del proceso clínico de la enfermedad", alerta el doctor Gonçalves.

   El Alzheimer presenta en el enfermo un cuadro de deterioro neuronal, donde, además de la memoria, va perdiendo sus funciones cognitivas de manera irreversible. Por este motivo, el neurólogo de la Unidad de Alzheimer y otros trastornos cognitivos del servicio de neurología del Hospital Clínic de Barcelona, el doctor José Luis Molinuevo, insistió en que "el tratamiento del Alzheimer implica el abordaje de todos los aspectos presentes en la enfermedad: biológicos, psicológicos y sociales; lo que implica un tratamiento multidisciplinar, que incluye desde los aspectos psicológicos del cuidador hasta los aspectos biológicos asociados al proceso neurodegenerativo".

   De cara al futuro, el experto afirmó que "se presenta esperanzador por varios motivos: la fisiopatología de la enfermedad y las vías que la originan se conocen muy bien, al igual que la población diana y los tratamientos terapéuticos, con lo cual actualmente hay una vacuna en desarrollo y muchos fármacos en investigación que buscan incidir sobre la patogenia de la EA".

   Finalmente, recordó que en los últimos años los pacientes han mejorado mucho ya que, en la actualidad, "se dispone de un arsenal terapéutico de eficacia demostrada, que se está presentado a través de nuevas pautas posológicas mejoradas para optimizar los beneficios y facilitar el cumplimiento terapéutico", y, en breve se comercializarán fármacos que unifican varias dosis en una, o en formatos hasta ahora poco habituales como parches o en líquido.

LAS ENFERMEDADES DEMENCIALES

   Por otra parte, durante el Congreso de la SEMG, se dibujó un futuro esperanzador para los enfermos con demencia gracias a los grandes esfuerzos que se están haciendo en busca de nuevos tratamientos y a la mejora de las pautas posológicas de fármacos ya conocidos y que han demostrado sobradamente su eficacia.

   En este sentido, el coordinador del Área Médica y de Neurología del Hospital Salnes de Pontevedra, el doctor Manuel Seijo, afirmó que "el médico de Atención Primaria puede detectar el 70 por ciento de los casos de demencia a través de la historia clínica y la exploración física". Tras confirmar que se encuentra ante un paciente con síndrome de demencia, el doctor señaló que "estas dos herramientas diagnósticas le van a permitir también determinar con una fiabilidad del 80 por ciento de qué tipo de síndrome demencial se trata".

   En cualquier caso, como señaló la SEMG, aunque la mayoría de estos síndromes demenciales son irreversibles, "se debe prestar especial atención a las demencias secundarias (aquellas que no representan un cuadro demencial en sí mismo, sino que son consecuencia de hábitos tóxicos) que sí son tratables y reversibles si se detectan en fases tempranas y el paciente recibe el tratamiento adecuado".

   La edad parece ser el principal factor de riesgo para este tipo de enfermedad, "ya que la prevalencia se duplica cada cinco años por encima de los 65 años, hasta llegar a un 30 por ciento de casos de demencia en personas mayores de 85 años", apuntó el doctor Fernando Gonçalves. "A partir de los 65 años, las demencias en general afectan de forma clara al 8 por ciento de la población, mientras otro 8 por ciento presenta síndromes demenciales leves y cuadros de demencia menores", explicó.

   Por otra parte, aunque cuando el proceso de la enfermedad está muy avanzado los distintos tipos de demencia son "indistinguibles", existen tres grandes síndromes que se distingue en función de la zona cerebral afectada. Así, según este facultativo, los síntomas de las demencias corticales son de tipo psicopatológico, como sucede con la EA; los síntomas de las demencias subcorticales dan mayor deterioro cognitivo, como la enfermedad de Parkinson, y las demencias mixtas combinan ambos síntomas, como es el caso de las demencias vasculares.

   Finalmente, el doctor Gonçalves aprovechó para reivindicar la figura del "psicogeriatra" en todos los centros de salud, como especialista de referencia e interconsultar del médico de Atención Primaria. "El equipo de AP también debe implicarse en la acción terapéutica de estos pacientes y garantizar una continuidad de los cuidados del mismo, además de afrontar el rol de informador de los familiares, para que éstos comprendan cuál va a ser el curso clínico irreversible de este proceso de demencia, prestando especial atención al psiquismo del cuidador principal", concluyó el doctor Gonçalves.

Europa Press Comunicados Salud
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra la política de cookies -
Uso de cookies