Al influir sobre las expectativas de placer

La dopamina interviene en la toma de decisiones

Actualizado 12/11/2009 19:21:52 CET

MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

Cuando se potencian los efectos de la dopamina se hace evidente cómo este componente químico del cerebro afecta a la toma de decisiones al influir sobre las expectativas de placer, según un estudio del 'Wellcome Trust Centre for Neuroimaging' del Colegio Universitario de Londres en Reino Unido que se publica en la revista 'Current Biology'.

El estudio confirma el importante papel de la dopamina en cómo se forman las expectativas humanas y cómo las personas toman decisiones complejas. También contribuye al conocimiento de cómo la expectativa de placer puede alterarse, por ejemplo en la adicción a las drogas.

La dopamina es un neurotransmisor que se produce en varias áreas del cerebro y que se encuentra en una variedad de animales. Su papel en el aprendizaje de recompensa y las conducta de búsqueda de recompensa se conoce bien gracias a los estudios en animales aunque no se sabe mucho sobre su papel en humanos.

Según explica Tali Sharot, responsable del estudio, los humanos toman decisiones mucho más complejas que otros animales, como qué trabajo elegir, dónde ir de vacaciones o si comenzar una familia, y el objetivo era entender el papel de la dopamina en la toma de estas decisiones.

"Nuestros resultados indican que cuando consideramos opciones al tomar decisiones en la vida real, la dopamina tiene un papel en la señalización del placer esperado de esos posibles eventos futuros. Entonces utilizamos esa señal para tomar nuestras decisiones", añade Sharot.

Los investigadores examinaron estimaciones de placer de futuros sucesos antes y después de la administración de un fármaco llamado L-DOPA conocido por aumentar el funcionamiento de la dopamina en el cerebro y que se utiliza en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson.

Los 61 participantes del estudio tenían que tasar sus expectativas de felicidad si se iban de vacaciones a cada uno de 80 destinos, desde Tailandia a Grecia. Se les proporcionaba L-DOPA o placebo y se les pedía que se imaginaran de vacaciones en estos destinos.

El día siguiente, los participantes tenían que elegir entre una serie de destinos emparejados a los que inicialmente habían tasado de forma ecuánime. Uno de los destinos de la pareja había sido recreado bajo condiciones de L-DOPA el día antes y el otro cuando se había tomado placebo. Por último, evaluaron de nuevo al completo los 80 destinos de vacaciones.

Las tasas de destinos particulares aumentaron después de que fueran recreados bajo la influencia de L-DOPA. Ese aumento también afectó las selecciones de los participantes en el siguiente día. "Teníamos razones para creer que la dopamina aumentaría las expectativas de placer en los humanos, pero nos sorprendimos de la fuerza de este efecto. El aumento duró al menos 24 horas y era evidente en casi el 80 por ciento de los sujetos", añade Sharot.

El estudio se basa en un trabajo anterior de este equipo de científicos en el que se usaron imágenes cerebrales cuando los participantes imaginaban destinos de vacaciones. Un área del cerebro llamada el estriado seguía las expectativas y los científicos descubrieron que podían tomar esa señal y predecir lo que los participantes elegirían. Los autores creían que era la dopamina en funcionamiento y pusieron en marcha el estudio actual para explorar su papel.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter