La deuda de las CCAA con el sector de Tecnología Sanitaria se sitúa en 738 millones de euros

TAC, resonancia, prueba
EUROPA PRESS/JCCM - Archivo
Publicado 19/04/2018 14:02:19CET

MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

La cifra global de facturas pendientes de cobro (FPC) de las comunidades autónomas con las compañías de Tecnología Sanitaria durante el primer trimestre de 2018 se sitúa en 738 millones de euros, lo que supone un descenso de casi un 10 por ciento respecto al cierre del ejercicio anterior, es decir, 81 millones de euros, según el Observatorio de la Deuda de Fenin

La secretaria general de Fenin, Margarita Alfonsel, señala que estos datos demuestran la "buena tendencia" que se está produciendo para el sector, "ya que los Gobiernos autonómicos están haciendo un esfuerzo para ir disminuyendo los tiempos de pago a las empresas de la industria y mejorar la deuda que mantienen con ellos".

Mientras que el 64,5 de las facturas pendientes de cobro corresponden al ejercicio 2018 y el 35,5% restante al de 2017 y anteriores. Asimismo, el período medio de pago se ha reducido en 10 días, al pasar de 85 días a cierre de 2017 a 75 días en el primer trimestre de 2018.

Por comunidades autónomas que se sitúan por debajo de los 60 días de pago son Galicia con 19 días, Andalucía (44), País Vasco (46), Navarra (53), Asturias (55), La Rioja (57) y Castilla y León (58). Por encima de esta cifra, se sitúa Canarias (62), las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla (65), Aragón (77), Madrid (79), Castilla -La Mancha (87), Cataluña (98), Extremadura y Baleares (118), Cantabria (121), la Comunidad Valenciana (131) y Murcia (139).

Fenin destaca el caso de Galicia, "que cuenta con 19 días, una cifra muy reducida si tenemos en cuenta que ha bajado en 85 días los días de pago y La Rioja, que ha descendido en 18 días". También mencionan la reducción que han sufrido las comunidades autónomas de Cantabria, al pasar de 199 días a 121 días, es decir, 78 días menos; Murcia, de 195 a 139 (56 días) y Valencia, de 163 a 131 (32 días), que mejoran la deuda que tienen los Gobiernos regionales con el sector de Tecnología Sanitaria, en comparación con el cierre a 2017.