'Plos Pathogens'

Descubren diferencias étnicas en la respuesta a la tuberculosis

Tuberculosis
FLICKER/ PULMONARY PATHOLOGY
Actualizado 05/07/2013 11:10:18 CET

MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

La respuesta inmune a la bacteria que causa la tuberculosis (TB) varía entre los pacientes de origen étnico diferente, mostrando importantes implicaciones para el desarrollo de pruebas de diagnóstico y el control del tratamiento de la enfermedad, según un nuevo estudio publicado este jueves en la revista 'Plos Pathogens'.

El estudio, dirigido por investigadores de la Universidad Queen Mary de Londres, en Reino Unido, en colaboración con el Instituto Nacional para la Investigación Médica (Nimr) del Consejo de Investigación Médica, analizó la respuesta inmune de 128 pacientes con tuberculosis recientemente diagnosticadas en Londres que fueron divididos por grupos étnicos: África (45), Europa (27), Asia (55) o ascendencia mixta europea / asiática (1).

La tuberculosis es una infección causada por la Mycobacterium tuberculosis y que comúnmente afecta a los pulmones. A pesar de que es poco frecuente en Reino Unido debido a la vacunación con BCG, las mejoras en los niveles de vida y la introducción de un tratamiento antibiótico eficaz, ha aumentado desde finales de 1980 y sigue siendo un importante problema de salud global, responsable de casi de nueve millones de casos nuevos y 1,4 millones de muertes en 2011.

Mediante el análisis de los niveles de varios marcadores inflamatorios en muestras de sangre tomadas antes del tratamiento, los científicos demostraron que las respuestas inmunes de los asiáticos y los europeos eran similares entre sí, pero diferentes a las de los africanos. Esta distinción se debe a la variación étnica en la composición genética de los pacientes y no se relaciona con la cepa de la bacteria de la tuberculosis con la que estaban infectados los pacientes.

El doctor Adrian Martineau, profesor de Infección Respiratoria e Inmunidad en el Instituto Blizard, que forma parte de Queen Mary, y director de la investigación, resaltó: "La bacteria de la tuberculosis ha coevolucionado con los humanos después de la migración hacia Europa y Asia hace unos 70.000 años, y diferentes cepas de la bacteria de la tuberculosis infectan de manera desproporcionada a determinados grupos étnicos".

De esta forma, explicó que los experimentos con células blancas de la sangre cultivadas en el laboratorio han demostrado que "las diferentes cepas de la bacteria de la tuberculosis provocan diferentes cantidades de inflamación de tal forma que uno podría esperar que las respuestas inmunes en pacientes con tuberculosis serían diferentes según la cepa de bacteria de la tuberculosis con la que están infectados".

"Sin embargo, nuestro estudio ha demostrado, por primera vez, que en realidad son las diferencias étnicas en la composición genética del paciente las que causan la mayor parte de esta variación en la respuesta inmune, con poco efecto de la cepa de la tuberculosis con la que están infectadas", revela el doctor Adrian Martineau.

Mediante el análisis de muestras de sangre tomadas de una cohorte de 85 después de un período de ocho semanas de tratamiento intensivo, los investigadores encontraron que la variación étnica en la respuesta inmune se hizo aún más evidente. Se identificaron una serie de biomarcadores inmunológicos que se correlacionan bien con la liquidación rápida o lenta de las bacterias de la tuberculosis y se vio que difieren entre los africanos y los europeos/asiáticos.

Anna Coussens, que midió la respuesta inmune en muestras de pacientes en Nimr, dijo: "Estos resultados tienen implicaciones importantes, tanto para el desarrollo de nuevas pruebas de diagnóstico, que se basan cada vez más en el análisis de la respuesta inmune, como para el trabajo de identificar biomarcadores candidatos para medir la respuesta al tratamiento antiTB. En el futuro, las pruebas de diagnóstico y biomarcadores tendrán que ser validadas en diferentes poblaciones étnicas".

Un factor clave en la determinación de la variación étnica identificado en el estudio parece ser el tipo genético de los pacientes de la proteína de unión a la vitamina D, una molécula que se une a la vitamina D en la circulación. "Hay diferentes tipos genéticos de esta proteína que varían en frecuencia entre los grupos étnicos y agregó que la creciente evidencia de que la vitamina D y la forma en que se lleva en la sangre es crucial para determinar cómo el sistema inmune de un paciente responderá a la TB", añade Martineau.

"Siempre se habla de que el futuro de la medicina está en las terapias dirigas, pero para desarrollar este tipo de tratamientos, primero hay que entender la forma en que la composición genética de cada persona puede afectar a cómo ataca una enfermedad al cuerpo. Esta nueva investigación supone un gran avance en hacer esto para la tuberculosis, destacando por primera vez cómo el uso de diferentes enfoques para las personas de diferentes orígenes étnicos puede ayudar a mejorar nuestra capacidad para diagnosticar la enfermedad y controlar la eficacia de cualquier tratamiento posterior", sentencia John Moore-Gillon, asesor médico honorario de la Fundación Británica del Pulmón, que cofinanció la investigación.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter