Consejo de Enfermería estudia acciones legales contra el gerente del Marañón por sus "inmorales e indecentes" palabras

Actualizado 16/07/2009 16:39:44 CET

MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Consejo General de la Organización Colegial de Enfermería estudiará emprender acciones legales contra el director gerente del hospital Gregorio Marañón, Antonio Barba, por sus "inmorales e indecentes" declaraciones al calificar de "terrorífico error" profesional el hecho que motivó la muerte de Rayán, el bebé prematuro de la primera víctima de Gripe A que murió el lunes en el Gregorio Marañón.

El presidente del Consejo General de la Organización Colegial de Enfermería, Máximo González Jurado, explicó que estudiarán con sus expertos jurídicos iniciar algún procedimiento legal contra Barba, "no por su gestión, sino por sus manifestaciones" apuntando a un "un terrorífico error" profesional, ya que "eso sólo lo puede afirmar de forma tan categórica un juez y tras concluir una investigación".

Del mismo modo, insinuó que, de haber sido un error médico y no provocado por una enfermera como realmente ha sucedido, no hubiera hecho estas declaraciones de forma tan rápida.

González Jurado aseguró que cualquier profesional de Enfermería que trabaje en la Unidad de Neonatología de un hospital debe estar debidamente cualificado para practicar actividades de "alto riesgo" como la que provocó la muerte de Rayán.

En el marco de una multitudinaria rueda de prensa, el máximo responsable del personal de Enfermería en España anunció que han abierto una investigación para determinar la "concatenación de errores" que provocó la muerte del bebé de Dalilah.

En este sentido, González Jurado advirtió de que "cuando las enfermeras salen de la facultad tienen toda la responsabilidad de sus actos", pero matizó que "sólo están preparadas para ofrecer unos cuidados generales y, por tanto, no pueden dar seguridad clínica en actividades de alto riesgo" como las que implica la atención a recién nacidos.

De hecho, precisó que "si por él fuera, a una enfermera recién graduada no la pasaría a estas unidades sin haberla formado previamente", sin querer hacer alusión directa a la enfermera en cuestión del Gregorio Marañón, de 22 años, que llevaba dos años ejerciendo como enfermera y sólo un día en la Unidad de Neonatología.

Para dicha formación, González Jurado, explicó que es necesario que el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud termine de desarrollar la especialidad de Enfermera Pediátrica y otras que recoge la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS) --una de sus continuas reivindicaciones--, así como un periodo de residencia, similar al sistema MIR de los médicos, que permita a las enfermeras hacer prácticas antes de iniciar su etapa profesional.

INVESTIGAR EL SISTEMA DE CONTRATACIÓN

Por el momento, se han puesto en contacto con la Comunidad de Madrid para obtener información sobre la situación actual de esta unidad y sobre el sistema de contratación que tiene el centro, ya que la joven tenía un contrato temporal que, "aunque es legal, a una enfermera no se la puede contratar por lista".

De hecho, lamentó que la proporción de enfermeras por cada mil habitantes es muy dispar entre unas comunidades y otras, y que, en comparación con otros países de la Unión Europea, España está "a la cola" con 5,4 profesionales por cada mil habitantes, frente a las 9 de media que hay en Europa.

A su juicio, lo sucedido es una "tragedia griega" que "va a suponer un punto y aparte para todo el mundo de la Enfermería", por lo que tras concluir su investigación se pedirá depurar todas las responsabilidad "la tenga quien la tenga".

CASO SIMILAR EN CANARIAS, HACE 9 AÑOS

Ante las posibles consecuencias jurídicas que puedan derivarse de la investigación, el presidente del Consejo General de Enfermería informó de que hace nueve años hubo un "caso gemelo" en Canarias, donde una enfermera "con amplia experiencia profesional" cometió un error similar al actual y lo reconoció ante un juzgado. En su caso, la enfermera fue condenada a un año de prisión y tres de inhabilitación.

Esto demuestra, como explicó, que "no es un hecho excepcional" y, por tanto, se debe trabajar para "minimizar cualquier riesgo" propio de una actividad sanitaria como ésta.

Sin embargo, en el caso de la enfermera del Gregorio Marañón, González Jurado pidió "esperar a que acabe la investigación" y, hasta entonces, acogerse a la presunción de inocencia de esta profesional, que está "sufriendo muchísimo" y recibiendo tratamiento psicológico y psiquiátrico, ya que "en una situación como ésta, es una persona muerta".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter