El consejero vasco de Salud acusa al Ministerio de Sanidad tener "escaso liderazgo" y no colaborar con las CCAA

Publicado 18/04/2018 11:19:13CET

MADRID, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Salud del Gobierno vasco, Jon Darpón, ha acusado al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de tener "escaso liderazgo" y de no colaborar con las comunidades autónomas, algo que según él "obedece a una intención de recentralización de competencias" en el ámbito de la sanidad.

En un desayuno informativo de Executive Forum, celebrado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, Darpón se ha referido para ejemplificar esa "recentralización" al Real Decreto aprobado por el Gobierno por carácter de urgencia por el que se modificaron "aspectos tan relevantes" como la universalidad de la sanidad, el fondo de cohesión para personas trasladadas a otras comunidades o el copago farmacéutico.

Asimismo, ha criticado el intento de modificar el reglamento del Consejo Interterritorial de Sanidad y ha lamentado que este organismo "ha dejado de jugar el papel que la ley le atribuye". De esta manera, ha expresado su añoranza de la que consideraba "una buena ministra" de Sanidad, la actual presidenta del Congreso, Ana Pastor, y ha afeado a "los dos grandes partidos del Estado" que "escenifiquen sus desencuentros en función de quién gobierna".

Respecto al trabajo de su departamento en el País Vasco, el consejero ha asegurado que los dos retos en Salud de su región son el exceso de temporalidad en los contratos de los profesionales sanitarios y el recambio generacional ante el envejecimiento de las plantillas. Darpón ha afirmado que el objetivo del Gobierno vasco es que el 95 por ciento de sanitarios tengan "la plaza en propiedad" y ha recordado que en esta comunidad autónoma se hacen ofertas públicas de empleo (OPE) de forma bienal.

DESCENTRALIZAR EL MIR

Actualmente, ha apuntado, hay convocadas 4.585 plazas y el Ejecutivo autonómico pretende realizar una nueva OPE antes del final de la actual Legislatura para reponer las plazas que queden vacantes en 2018 y 2019. La edad media del personal sanitario del País Vasco se sitúa en 52 años, por lo que el consejero reconoce que van a afrontar un periodo con numerosas jubilaciones.

En este sentido, ha pedido también "descentralizar" la convocatoria de plazas vía MIR y ha señalado que "de manera provisional" se ha retrasado la edad de jubilación obligatoria en la sanidad vasca hasta los 68 años.

El consejero ha reconocido que, aunque desde 2014 esté aumentando el gasto público en salud, lo hace de forma "más moderada" respecto al ritmo de incremento en las décadas anteriores a la crisis. En 2018, el presupuesto para Salud del País Vasco cuenta con un total de 3.677 millones de euros, un tercio del presupuesto global de la comunidad autónoma.

En cuanto a los logros sanitarios, el consejero ha celebrado que la esperanza de vida --media de ambos sexos-- se halla en los 83,5 años, por encima de la media de la Unión Europea, y que la tasa de mortalidad tratable, la mortalidad infantil o la mortalidad por enfermedades cardiovasculares o por cáncer estén entre las más bajas de la UE.

En el País Vasco, el 21,7 por ciento de la población tiene más de 65 años y el 7,2 por ciento, más de 80. "En los hospitales de Euskadi más del 50 por ciento de los pacientes hospitalizados tiene más de 65 años y una cuarta parte, más de 80", ha detallado el consejero.

COORDINAR ATENCIÓN PRIMARIA Y SECUNDARIA

Por otro lado, ha apostado por reforzar la coordinación entre la atención primaria y la atención secundaria y ha aseverado que los hospitales "han difuminado la atención primaria, imponiendo un modelo de atención muy parcelado por las patologías".

Entre la línea de medidas para fomentar la atención primaria, se encuentran algunas para "garantizar la normalización lingüística del uso del euskera y continuar avanzando en la igualdad de género".

También ha insistido en la necesidad de continuar mejorando la supervivencia al cáncer, enfermedad que sufrirán uno de cada dos hombres y dos de cada tres mujeres, según sus datos, y en reducir los tiempos de las listas de espera, "un aspecto crucial".

Por último, se ha referido al aumento del gasto farmacéutico, un 60 por ciento más en los últimos diez años, y ha especificado que un 22,5 por ciento del presupuesto de Salud de este 2018 corresponde a este: 792 millones de euros. "Tenemos que buscar un sistema que nos permita pagar más por resultados que por productos", ha sentenciado, y ha añadido que debe avanzarse hacia fórmulas de riesgo compartido.