Confirmado el cáncer contagioso en perros, que demuestra que puede convertirse en un parásito propagable

Actualizado 10/08/2006 23:00:03 CET

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio que se dará a conocer mañana en la publicación 'Cell' proporciona la evidencia de la existencia de una forma de cáncer que afecta a los perros y que se propaga de un ser a otro a través de las transmisiones de las células tumorales. La enfermedad ha demostrado cómo el cáncer puede convertirse en un parásito con capacidad de propagación mundial, según han indicado los investigadores.

Robin Weiss de University College London y su equipo descubrieron el origen del llamado tumor venéreo transmisible canino (CTVT, en inglés) en un único clon. Estimaron que el cáncer parasitario pudo surgir hace al menos 200 años en un lobo o en una antigua raza de perro relacionada. Esto convierte a este tumor en el cáncer más antiguo conocido por la ciencia, y posiblemente el que durante más tiempo ha propagado el linaje de células mamíferas en el mundo.

"Nuestros resultados, basados en varios indicadores genéticos independientes en perros portadores del tumor de los cinco continentes, mostraron que el CTVT surgió de una célula cancerígena ancestral común", dijo Weiss. "El cáncer escapó de su cuerpo original y se convirtió en un parásito transmitido de perro macho a hembra y viceversa hasta que se colonizó por todo el mundo".

El CTVT, también conocido como sarcoma de Sticker, se transmite aparentemente entre los perros mediante contacto sexual pero, según los investigadores, también puede propagarse mediante lamedura, mordedura e inhalación de áreas afectadas por el tumor.

En el actual estudio, los investigadores aplicaron la ciencia forense para el estudio del CTVT, examinando sistemáticamente muestras de tumor y sangre de 16 perros no vinculados en Italia, India y Kenia. También analizaron muestras de tumor tomadas de animales en Brasil, EE.UU., Turquía, España e Italia. Pronto descubrieron que el ADN aislado de las muestras de tumor y sangre no coincidía.

Los investigadores descubrieron el origen del cáncer CTVT comparando las secuencias de genes tumorales con los genes relacionados de lobos grises y perros. Basándose en la variación entre muestras de CTVT muy similares, los investigadores estimaron que la enfermedad se ha transmitido entre perros durante dos siglos o más.

Los descubrimientos de CTVT podrían llevar a nuevas visiones sobre el cáncer en general, concluyeron.

Aunque es algo complicado de analizar, Weiss dijo que la posibilidad de tumores transmitidos sexualmente -próstata o cáncer de cuello de útero, por ejemplo- podría tener méritos en humanos, especialmente entre personas con sistemas inmunes comprometidos como receptores de trasplante de órganos y sida. En humanos, se sabe que los tumores ocultos en órganos donados han surgido en raras ocasiones en receptores de transplantes inmunosuprimidos, dijo Weiss.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter