Colegios profesionales y sociedades científicas piden al Gobierno subir el precio del tabaco y cajetillas genéricas

Tabaco, cajetilla, cigarrillos
PIXABAY - Archivo
Actualizado 12/07/2018 17:28:56 CET

Reclaman también prohibir fumar en vehículos y expandir los espacios libres de humo a playas y piscinas

MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los colegios españoles de médicos, enfermeros, dentistas, farmacéuticos y psicólogos, junto con unas 60 sociedades científicas y varias asociaciones de pacientes, han impulsado la 'Declaración de Madrid', un documento que reivindican como "hoja de ruta" para reducir las cotas de adicción tabáquica en España a través de medidas como subir el precio del tabaco, la introducción del empaquetado neutro de las cajetillas para eliminar su atractivo publicitario o expandir los espacios libres de humo hasta playas, piscinas y espacios naturales.

El documento, redactado por numerosos expertos al término de la Conferencia Internacional sobre Control del Tabaco, que tuvo lugar el pasado 14 de junio en Madrid, y ratificado por el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), alerta en primera instancia de que el consumo de tabaco sigue siendo el principal problema de salud pública en España, con más de 50.000 defunciones al año, pese a las leyes de 2005 y 2010 que "contribuyeron a desnormalizar el hábito".

Sin embargo, tal y como ha señalado en la rueda de prensa de presentación del texto el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Serafín Romero, para acabar con el tabaquismo, primera causa de muerte evitable y que está involucrado en la mitad de las muertes prematuras de sus consumidores, hay que "dar un impulso" a las políticas antitabaco. "Antes fuimos a la vanguardia en esta materia y ahora hemos bajado la guardia. Hemos recogido una batería de medidas que en otros países se han puesto en marcha con éxito", ha explicado.

De hecho, la Declaración no ignora "lo conseguido hasta ahora". "Los dos efectos primarios de las dos sucesivas leyes han sido la disminución de la exposición general de la población al humo ambiental de tabaco y la desaparición de la publicidad directa, lo que contribuyó decisivamente a que aumentara la percepción de riesgo asociada al consumo de tabaco y, en consecuencia, a que este bajara desde tasas de población adulta fumadora que a principios de siglo se situaban holgadamente por encima del 32 por ciento", recoge el texto.

Pero esos logros, advierten, "no deben llevar a perder de vista ni las limitaciones originales de tales normas ni los aspectos pendientes de implementación". En este contexto, recuerdan que, según la última Encuesta Nacional de Salud, el 22,1 por ciento de los adultos fuma, una cifra que consideran "excesivamente alta". Además, inciden en que el consumo de tabaco se concentra en los niveles sociales más desfavorecidos, y alertan de la prevalencia entre las mujeres embarazadas.

Por esos y otros motivos, las organizaciones firmantes del documento consideran "urgente" que el Gobierno tome una serie de medidas para "volver a adquirir el liderazgo social alcanzado en Europa en este campo en los primeros años de siglo". "Todo esto requiere de una voluntad política clara, y el cambio de Gobierno puede ser una oportunidad, ya que sabemos que estas propuestas, que llevamos reclamando desde hace tiempo, son apoyadas por los profesionales técnicos del Ministerio de Sanidad y de las consejerías de las comunidades autónomas", ha asegurado Regina Dalmau, presidenta del CNPT.

En este contexto, han enumerado algunas de las medidas que, según la evidencia científica disponible, deberían adoptarse en España, y que pasan desde mejorar el acceso a los programas de deshabituación tabáquica hasta la financiación de varios tratamientos que está demostrado sirven para dejar de fumar.

Los autores y firmantes de la declaración sostienen que la mayoría de estas medidas pueden ser aplicadas "sin apenas coste", y que "la evidencia científica muestra que su aplicación contribuye decisivamente a prevenir el inicio en el consumo y a que quien quiera dejar de fumar tenga más posibilidades de conseguirlo".

MÁS ESPACIOS LIBRES DE HUMO Y CUMPLIMIENTO EN TERRAZAS

En primer lugar, Dalmau ha detallado que las campañas de prevención del tabaquismo "han brillado por su ausencia" en los últimos años, y considera que en este terreno "hay mucho por hacer", por ejemplo en concienciar para reducir el humo ambiental del tabaco en los hogares, "principal lugar de exposición".

Así, el documento exige que se tomen cartas en el asunto para asegurar el cumplimiento de la legislación vigente sobre el consumo en los lugares públicos cerrados o cuasi-cerrados, como terrazas, patios o áreas de tránsito en centros comerciales. "En muchas terrazas se incumple la legislación sistemáticamente, ya que la Ley permite fumar si no están techadas y si están abiertas por dos costados. Esto no se suele respetar", ha incidido la experta.

La misma valoración, basándose en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), recoge el documento sobre el humo ambiental, reclamando que se expandan los espacios libres a instalaciones deportivas y de espectáculos, paradas y andenes de medios de transporte, playas y otros espacios naturales, como piscinas comunales. "En definitiva, cualquier espacio, aunque sea semiabierto, como parques con niños o centros comerciales", añade Dalmau.

Así, piden que se eliminen "ambigüedades", a través de la definición y delimitación de espacio al aire libre y sus excepciones en espacios cerrados, e implicar a los cuerpos de seguridad, tanto locales, como autonómicos y estatales, en el cumplimiento de lo legislado al respecto.

Otro aspecto que consideran clave es introducir la prohibición de fumar en cualquier tipo de vehículo para evitar la exposición al humo de los pasajeros y como medida de seguridad vial y medioambiental, ya que "no solo afecta a los viajeros sino también se tiran colillas a través de la ventanilla, lo que en muchas ocasiones ha llevado a la proliferación de incendios".

EQUIPARAR FISCALIDAD Y ACABAR CON EL CONTRABANDO

Igualmente, la Declaración también propone equiparar "al alza" la fiscalidad de todos los productos de tabaco o que contengan nicotina, haciéndola similar a la de "los países más desarrollados" cercanos a España. Esta es una medida que entronca con la subida del precio de las cajetillas, que defienden por ser "muy beneficiosa".

"En Francia, por ejemplo, se subió el precio hace un año hasta ocho euros, y también se incorporaron las cajetillas con empaquetado neutro. Se ha conseguido que dos millones de personas dejen de fumar, lo que se traduce en un millón menos de muertos", ha asegurado el doctor Francisco Rodríguez Lozano, presidente de la Red Europea de Prevención del Tabaquismo (ENSP), quien se ha mostrado "muy preocupado" por la situación del tabaquismo en Europa, lo que provoca "un gasto sanitario enorme y 700.000 muertos al año" en todo el continente.

Asimismo, creen que la regulación sobre publicidad, promoción y patrocinio de los productos del tabaco debe extenderse también a los productos relacionados, incluyendo los dispositivos utilizados para su consumo, como pipas, pipas de agua, tabaco sin combustión (IQOS), etcétera. Dentro de este aspecto también estiman necesario eliminar la publicidad del tabaco y productos relacionados en los puntos de venta.

En última instancia, también consideran un problema el contrabando de tabaco, que en su opinión "está claro que es promovido por las compañías tabaqueras". "El objetivo es evitar que, como hasta ahora, sea el zorro el que controle el gallinero", ha señalado el doctor Javier Ayesta, profesor de Farmacología de la Universidad de Cantabria, en relación al control que se hace de los productos, "hasta ahora revisados por las tabaqueras".

Ayesta ha resaltado la necesidad de que se establezcan unos controles de seguimiento del tabaco "absolutamente independientes" para evitar que "se puedan vender por dos euros de forma ilegal, evitando así los impuestos".