Publicado 31/05/2022 18:02

La soledad puede empeorar la respuesta de los anticuerpos de la vacuna contra la COVID-19

Archivo - Anciano, soledad, vejez, depresión
Archivo - Anciano, soledad, vejez, depresión - CIBER - Archivo

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

Una investigación de la Universidad de Limerick (Irlanda) ha revelado por primera vez que la soledad y el estrés social pueden tener un impacto negativo en nuestra respuesta de anticuerpos a las vacunas COVID-19.

En su trabajo, publicado en la revista científica 'Brain, Behaviour and Immunity', han demostrado que una menor cohesión social también hacía que las personas se sintieran más solas, y esto era un factor adicional para reducir las respuestas a la vacuna contra la COVID-19.

La cohesión social es el grado de conexión social y solidaridad entre los distintos grupos comunitarios de una sociedad, incluidos los niveles de confianza y conexión entre individuos y entre grupos comunitarios.

"La baja cohesión social era un factor de estrés social y sabemos desde hace tiempo que estos factores de estrés psicosocial pueden tener efectos perjudiciales en la inmunidad en general, pero también en las respuestas de los anticuerpos tras la vacunación, lo que hemos demostrado anteriormente. Por lo tanto, tenía sentido explorar las respuestas de los anticuerpos a las vacunas contra la COVID-19", explica el profesor Stephen Gallagher, autor principal del trabajo.

Utilizando los datos de más de 600 personas que participaron en el estudio de anticuerpos COVID-19 de Understanding Society del Reino Unido en marzo de 2021, los investigadores examinaron si factores como la cohesión social y la soledad tenían un impacto negativo en las respuestas de anticuerpos de las personas a la vacuna.

Los autores descubrieron que una menor cohesión social era predictiva de una menor respuesta a una única inyección de la vacuna; que aquellos que se sentían menos conectados con su vecindario, tenían menos confianza en sus vecinos y se sentían sin apoyo o menos similares a sus vecinos, producían menos anticuerpos en comparación con los que informaban de una mayor cohesión social.

Además, los que declararon una menor cohesión social también tendieron a declarar que se sentían más solos, y esto, a su vez, redujo su respuesta de anticuerpos.

Más información