Publicado 11/08/2021 11:56CET

Por qué fomentar los cuidados bucodentales en familia permite reforzar vínculos entre hermanos

Archivo - Niños lavandose los dientes en el baño.
Archivo - Niños lavandose los dientes en el baño. - JENNYFRIEDRICHSI/PIXABAY - Archivo

MADRID, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

Según la psicóloga Diana Camín, de BluaU de Sanitas, inculcar los hábitos de higiene dental entre los pequeños de la casa puede reforzar el vínculo entre hermanos y padres si se realiza como una actividad grupal y familiar, y lo mismo ocurre al acudir a las revisiones dentales en familia.

"Es habitual recibir en clínica a familias completas que acuden a hacerse una revisión. Aprovechar e ir juntos al dentista les ayuda también a reducir ese miedo que a veces se crear al acudir a consulta, especialmente entre los más pequeños", explica la odontóloga de la Dirección Asistencial de Sanitas Dental, Manuela Escorial.

Así, el equipo de Sanitas Dental detalla los cuidados que se deben mantener a nivel general para que toda la familia disfrute de la mejor salud bucodental, ya que las rutinas de higiene bucal que se incorporen en los niños sentarán las bases de toda su vida.

En primer lugar, el cepillado diario. Se recomienda cepillar los dientes y la lengua después de cada comida. Es mejor esperar algunos minutos tras la ingesta, puesto que los ácidos derivados de este proceso pueden perjudicar el esmalte.

En segundo lugar, se aconseja el uso de seda dental. La seda ayuda a alcanzar las zonas donde el cepillo no llega, especialmente entre los dientes, lo que ayuda en una mejor higiene a la vez que previene infecciones. Con todo, el uso de seda dental en los más pequeños no es necesario hasta los tres o cuatro años, y hasta los ocho o 10 años deben recibir ayuda y ser supervisados. Se pueden utilizar sujetadores de hilo en diversos tamaños adaptados a sus necesidades.

Por otro lado, también es importante la alimentación. Si bien una correcta alimentación es fundamental para mantener un organismo sano, también influye directamente sobre la salud de los dientes. Productos azucarados o con exceso de colorantes pueden dañar el esmalte y provocar la aparición de caries.

Asimismo, también es necesario acudir al dentista al menos una vez al año para prevenir posibles afecciones; además, el profesional garantiza que los cuidados se están realizando correctamente y puede establecer recomendaciones ante posibles necesidades.

Además, si algún miembro de la familia necesita ortodoncia o algún tratamiento especial, la higiene debe ser aún más exhaustiva, puesto que pueden quedarse restos de comida entre los aparatos dentales que deriven en problemas como caries o inflamación en las encías.

Para leer más