Publicado 06/06/2022 14:03

La exposición a largo plazo a la contaminación está relacionada con un mayor riesgo de COVID-19 grave

Archivo - Un paciente con Covid-19 ingresado en la UCI del Hospital Reina Sofía de Córdoba.
Archivo - Un paciente con Covid-19 ingresado en la UCI del Hospital Reina Sofía de Córdoba. - JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

MADRID, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

La exposición a largo plazo a la contaminación del aire está relacionada con un mayor riesgo de COVID-19 grave, según una nueva investigación presentada en Euroanaesthesia, la reunión anual de la Sociedad Europea de Anestesiología y Cuidados Intensivos (ESAIC) en Milán, Italia.

El estudio realizado por el departamento de Anestesiología y Cuidados Intensivos, Charité-Universitätsmedizin en Berlín, Alemania, ha encontrado que las personas que viven en condados con niveles más altos del contaminante dióxido de nitrógeno (NO2) tenían más probabilidades de necesitar atención en la UCI y ventilación mecánica si tenían la Covid-19.

La exposición a largo plazo al NO2, un gas liberado a la atmósfera cuando se queman combustibles fósiles, puede tener efectos dañinos en los pulmones. Esto incluye el daño a las células endoteliales, que juegan un papel clave en la transferencia de oxígeno: la transferencia de oxígeno del aire inhalado a la sangre.

Aunque los vínculos entre la contaminación del aire y el covid se han analizado anteriormente, pocos estudios se han centrado en la gravedad de la enfermedad o han tenido en cuenta la densidad de población, las condiciones de salud subyacentes y otros factores que afectan el impacto de la enfermedad.

La investigación, que ha sido dirigida por Susanne Koch, recogió datos de contaminación del aire de 2010 a 2019. Los datos se utilizaron para calcular el nivel medio anual a largo plazo de NO2 para cada condado de Alemania. Esto osciló entre 4,6 g/m3 y 32 g/m3, con el nivel más alto en Frankfurt y el nivel más bajo en Suhl, un pequeño condado de Turingia.

El registro de la Asociación Interdisciplinaria Alemana de Cuidados Intensivos y Medicina de Emergencia (DIVI), que se creó para monitorear la capacidad de la UCI durante la pandemia, se utilizó para proporcionar información sobre cuántos pacientes con COVID-19 en cada hospital necesitaban tratamiento en la UCI y ventilación mecánica.

El período estudiado fue desde el 16 de abril de 2020, cuando se hizo obligatorio el reporte de datos al registro DIVI, hasta el 16 de mayo de 2020, cuando se levantaron las restricciones de confinamiento en 392 de los 402 condados de Alemania. Se ajustaron factores demográficos (densidad de población y distribución por edad y sexo), factores socioeconómicos y parámetros de salud, incluidas las condiciones de salud preexistentes que pueden afectar la gravedad de COVID-19.

El estudio encontró que había una mayor necesidad de tratamiento en la UCI y ventilación mecánica de pacientes con COVID-19 en condados con niveles medios anuales más altos de NO2 a largo plazo . Cada aumento de 1 g/m3 en la concentración media anual de NO2 a largo plazo se asoció con un aumento del 3,2 por ciento en el número de camas de UCI ocupadas por pacientes con COVID-19 y un aumento del 3,5 por ciento en el número de pacientes con COVID-19 que necesitaron ventilación mecánica.

En promedio, se necesitaron 28 camas de UCI y 19 ventiladores para pacientes con COVID-19 en cada uno de los diez condados con la exposición a NO2 a largo plazo más baja , durante el mes estudiado. Esto se compara con un promedio de 144 camas de UCI y 102 ventiladores en los diez condados con la mayor exposición a NO2 a largo plazo. Los investigadores dicen que si bien sus resultados no prueban la causalidad, existe una posible explicación biológica para ellos.

ACE-2, la proteína a la que se une el virus Covid-19 cuando ingresa en las células, tiene muchas funciones clave en el cuerpo, incluida la ayuda a regular las actividades de la angiotensina II, una proteína que aumenta la inflamación. En otras palabras, ACE-2 ayuda a "frenar" la inflamación. Sin embargo, cuando el virus SARS-CoV-2 se une a ACE-2, estos frenos se eliminan. La contaminación del aire también "suelta los frenos" y, por lo tanto, la combinación de Covid-19 y la exposición prolongada a la contaminación del aire podría provocar una inflamación más grave y una Covid-19 más grave.

Los investigadores agregan que sus resultados están en línea con otros estudios recientes que han relacionado la exposición a largo plazo al NO2 con una mayor incidencia de COVID-19 2 y una mayor tasa de mortalidad.

"La exposición a largo plazo al NO 2 mucho antes de la pandemia puede haber hecho que las personas sean más vulnerables a la enfermedad COVID-19 más grave. La exposición a la contaminación del aire ambiental puede contribuir a una variedad de otras afecciones, incluidos ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, asma y cáncer de pulmón, y continuará dañando la salud mucho después de que termine la pandemia de COVID-19", señala Koch.

Contador