Publicado 14/06/2022 14:05

Un estudio describe una nueva forma de generar células productoras de insulina

Archivo - Glucómetro.
Archivo - Glucómetro. - SIMPSON33/ISTOCK - Archivo

MADRID, 14 Jun. (EUROPA PREBS) -

Investigadores del Karolinska Institutet (Suecia) han identificado una molécula que estimula la formación de nuevas células productoras de insulina en el pez cebra y en el tejido de los mamíferos, a través de un mecanismo recién descrito de regulación de la síntesis de proteínas.

"Nuestros hallazgos indican un nuevo objetivo potencial para el tratamiento de la diabetes, ya que demostramos una posible forma de estimular la formación de nuevas células productoras de insulina", ha explicado Olov Andersson, uno de los autores de la investigación, que se ha publicado en la revista científica 'Nature Chemical Biology'.

Tanto la diabetes de tipo 1 como la de tipo 2 se caracterizan por niveles elevados de azúcar en la sangre, resultado de niveles bajos de insulina endógena, la hormona necesaria para la captación de glucosa en la sangre, o de una incapacidad fisiológica para utilizar la insulina segregada, o ambas cosas.

Las inyecciones de insulina y los fármacos para reducir la glucosa pueden controlar la enfermedad, pero no curarla. "Una alternativa podría ser un tratamiento que regule la glucosa en sangre aumentando el número de células B pancreáticas productoras de insulina, por lo que estamos investigando la posible regeneración de estas células", afirma el primer autor del estudio, Christos Karampelias.

Este equipo de investigadores ya había identificado previamente una pequeña molécula capaz de estimular la regeneración de las células B productoras de insulina. Para ello, analizaron una gran cantidad de sustancias en un modelo de pez cebra.

En este estudio, examinaron el mecanismo molecular de esta estimulación. Mediante el análisis de un gran número de interacciones moleculares en células de levadura, los investigadores demuestran que su molécula se une a una proteína llamada MNK2.

Estudios posteriores en peces cebra y cultivos celulares indican que la molécula actúa regulando la traducción del ARNm y potenciando la síntesis de proteínas, sin las cuales no se puede aumentar la formación de nuevas células B. Los peces cebra a los que se les administró la molécula también mostraron niveles más bajos de glucosa en sangre que los controles.

El estudio también muestra que la molécula puede inducir la formación de nuevas células B pancreáticas de cerdos y estimular la expresión de insulina en organoides humanos (formaciones celulares similares a órganos).

"Ahora estudiaremos el efecto de esta y otras moléculas similares en el tejido humano y analizaremos la proteína diana de la molécula, la MNK2, en el tejido de donantes sanos y en el de donantes con diabetes", afirma el doctor Andersson.

La molécula estudiada se descubrió gracias a los estudios realizados con el pez cebra, que constituye un valioso modelo para probar un gran número de posibles candidatos a fármacos contra la diabetes. Como el embrión del pez es transparente, su desarrollo es fácil de seguir con un microscopio.

Las larvas de pez cebra también tienen un solo grupo de células B, el llamado islote de Langerhans, lo que facilita el estudio de cómo se forman nuevas células B después de que la población haya disminuido de una manera que imita el inicio de la diabetes de tipo 1.

Contador