Descubren cómo mejorar las respuestas de las vacunas para SARM

Archivo - Bacterias S. Aureus escapando de la destrucción por células blancas humanas.
Archivo - Bacterias S. Aureus escapando de la destrucción por células blancas humanas. - WIKIPEDIA - Archivo
Publicado: miércoles, 10 julio 2024 7:04

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

Se ha dado un paso adelante en la comprensión de cómo podemos luchar contra Staphylococcus aureus resistente a meticilina (SARM). Se trata de un trabajo recién publicado en la revista líder JCI Insight por investigadores del Trinity College de Dublín (Irlanda). En concreto, han demostrado, en un modelo animal, que al dirigirse a una molécula inmunosupresora clave (IL-10) durante la administración de una vacuna se mejora la capacidad de la vacuna para proteger contra la infección.

La bacteria Staphylococcus aureus es una de las principales causas de infecciones bacterianas adquiridas en la comunidad y en el hospital, y se asocia con más de un millón de muertes en todo el mundo cada año. Lamentablemente, los antibióticos son cada vez menos eficaces contra esta bacteria, y la forma resistente a los antibióticos, el SAMR, es responsable de la mayor cantidad de muertes en países de altos ingresos atribuibles a infecciones bacterianas resistentes a los antimicrobianos.

Como resultado, los científicos están muy concentrados en encontrar soluciones para cambiar el rumbo de la lucha contra las infecciones relacionadas con S. aureus . Una opción sumamente atractiva es una vacuna, pero, si bien se han logrado algunos avances en ese frente en los últimos años, aún quedan varios obstáculos importantes. Uno de ellos parece ser la capacidad de la bacteria para amortiguar la respuesta inmunitaria activando uno de los frenos naturales que existen dentro del sistema inmunitario, una importante molécula inmunosupresora conocida como interleucina-10 (IL-10), que actúa para reducir la inflamación en el cuerpo.

Lo interesante del S. aureus es que, además de ser un patógeno mortal, existen formas de esta bacteria que viven en nuestro cuerpo sin causar daño. Sin embargo, durante estas interacciones asintomáticas, la bacteria está configurando la respuesta inmunitaria, lo que significa que cuando se administra una vacuna contra el S. aureus, el sistema inmunitario tiene dificultades para responder adecuadamente.

En este punto, los investigadores demostraron en el modelo animal que si inmunizaban a los sujetos con una vacuna que preparaba sus sistemas inmunológicos para responder a la infección junto con anticuerpos que neutralizaban IL-10, la respuesta inmunológica (a través de células T especializadas) mejoraba y la eliminación bacteriana también mejoraba después de una infección posterior.

El equipo de investigación estuvo dirigido por Rachel McLoughlin, profesora de Inmunología en la Facultad de Bioquímica e Inmunología del Trinity College de Dublín (Irlanda). La experta afirma: "En conjunto, nuestros resultados ofrecen una promesa significativa para lo que sería una nueva estrategia para mejorar la eficacia de las vacunas desarrolladas con el objetivo de suprimir la infección por S. aureus .

"Nuestro trabajo también sugiere firmemente que las exposiciones previas a esta bacteria pueden crear una situación en la que nuestro sistema inmunológico ya no la vea como una amenaza y, por lo tanto, no responda adecuadamente a una vacuna debido a la creación de este estado de inmunodepresión. Una vez más, esto subraya por qué la inmunización administrada con algo que ayuda a neutralizar la IL-10 ofrece nuevas esperanzas de vacunas efectivas contra S. aureus", concluyen los investigadores.

Contador

Leer más acerca de: