Publicado 15/06/2022 08:04

Beneficios de la marcha nórdica para pacientes cardiovasculares

Archivo - Marcha nordica
Archivo - Marcha nordica - REMA/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los investigadores han identificado un mayor aumento de la capacidad funcional, la capacidad de realizar actividades de la vida diaria, como resultado de la marcha nórdica en pacientes con enfermedad coronaria en comparación con el entrenamiento estándar de intervalos de alta intensidad y el entrenamiento continuo de intensidad moderada a vigorosa, según un ensayo clínico aleatorio publicado en la revista 'Canadian Journal of Cardiology'.

Los programas de rehabilitación cardiovascular y de entrenamiento con ejercicios después de eventos cardiovasculares importantes se asocian a mejoras considerables de la capacidad funcional y la aptitud cardiorrespiratoria, así como de la salud mental. Sin embargo, algunos individuos no disfrutan de las formas monótonas de ejercicio, como caminar y la bicicleta estática, y por lo tanto pueden dejar de hacer ejercicio una vez que su programa de rehabilitación cardiovascular se ha completado.

Los investigadores exploraron opciones de ejercicio más diversas que pudieran atraer a más personas para determinar si podrían conseguir que más individuos siguieran haciendo ejercicio y qué beneficios podrían conseguirse.

Cada vez hay más pruebas de que las intervenciones de ejercicio no convencionales, como el entrenamiento por intervalos de alta intensidad y la marcha nórdica, son más eficaces que los enfoques de ejercicio tradicionales para mejorar la capacidad funcional medida por una prueba de marcha de seis minutos, un importante factor de predicción de eventos cardiovasculares en pacientes con enfermedad arterial coronaria.

La marcha nórdica es una forma mejorada de ejercicio de marcha que utiliza bastones específicamente diseñados para involucrar aún más los músculos de la parte superior e inferior del cuerpo.

"Los pacientes con enfermedad arterial coronaria suelen mostrar una capacidad funcional disminuida, una baja calidad de vida y un mayor riesgo de eventos cardiovasculares posteriores y de mortalidad", explica la investigadora principal, Jennifer L. Reed, del Laboratorio de Fisiología del Ejercicio y Salud Cardiovascular, de la División de Prevención y Rehabilitación Cardíaca del Instituto del Corazón de la Universidad de Ottawa, de la Facultad de Medicina y de la Escuela de Cinética Humana de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Ottawa.

Los investigadores compararon los efectos prolongados de la rehabilitación de 12 semanas con: entrenamiento por intervalos de alta intensidad; entrenamiento continuo de intensidad moderada a vigorosa; o marcha nórdica, sobre la capacidad funcional, la calidad de vida y los síntomas de depresión en pacientes con enfermedad arterial coronaria. Ciento treinta pacientes fueron asignados al azar a un entrenamiento de 12 semanas en uno de estos tres grupos, seguido de una fase de observación de 14 semanas.

Aunque todos los programas de ejercicio mejoraron los síntomas de depresión y la calidad de vida, la mejora de la capacidad funcional fue mayor tras la marcha nórdica (+19%) en comparación con el entrenamiento por intervalos de alta intensidad (+13%) y el entrenamiento continuo de intensidad moderada a vigorosa (+12%).

"Se trata de un hallazgo clave, ya que una menor capacidad funcional predice un mayor riesgo de futuros episodios cardiovasculares en personas con enfermedades coronarias --destaca Reed--. La marcha nórdica involucra a los músculos del núcleo, la parte superior y la parte inferior del cuerpo a la vez que reduce la tensión de carga en la rodilla, lo que puede haber dado lugar a mayores mejoras en la capacidad funcional".

"Ningún estudio anterior ha comparado directamente los efectos a largo plazo del entrenamiento por intervalos de alta intensidad, el entrenamiento continuo de intensidad moderada a vigorosa y la marcha nórdica", asegura Tasuku Terada, doctor del Laboratorio de Fisiología del Ejercicio y Salud Cardiovascular, División de Prevención y Rehabilitación Cardíaca, Instituto del Corazón de la Universidad de Ottawa.

"Este estudio es novedoso porque compara simultáneamente los efectos sostenidos (es decir, 14 semanas después de la finalización de la rehabilitación cardiovascular) de diferentes programas de ejercicio que pueden incorporarse fácilmente al ejercicio diario", destaca.

Recomienda que "a la hora de prescribir ejercicio a los pacientes con enfermedad arterial coronaria, debe tenerse en cuenta la preferencia de los pacientes. Nuestros hallazgos pueden repercutir en el cuidado de los pacientes al proporcionarles opciones de ejercicio alternativas basadas en sus intereses y necesidades", concluye.

En un editorial adjunto, el doctor Carl J. Lavie, del Departamento de Enfermedades Cardiovasculares del Instituto Cardiovascular John Ochsner, de la Escuela Clínica Ochsner y de la Facultad de Medicina de la Universidad de Queensland y sus colegas señalan que la adición de la marcha nórdica a un programa de rehabilitación cardiovascular podría constituir una progresión ideal desde el entrenamiento continuo de intensidad moderada estándar o la marcha tradicional, especialmente para los pacientes desacondicionados que pueden no tolerar el ejercicio de alta intensidad, o para los pacientes en los que el entrenamiento a intervalos de alta intensidad puede estar contraindicado.

"La adición de los bastones nórdicos a la caminata de intensidad moderada a vigorosa es una opción sencilla y accesible para mejorar la capacidad de caminar, aumentar el gasto energético, comprometer la musculatura de la parte superior del cuerpo y mejorar otros parámetros funcionales como la postura, la marcha y el equilibrio", explica.

Contador