Publicado 28/01/2020 7:53:38CET

Las bajas concentraciones de contaminación también aumentan el riesgo cardiaco

Contaminación en Madrid
Contaminación en Madrid - EUROPA PRESS - Archivo

   MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Existe un mayor riesgo de paro cardíaco extrahospitalario incluso por una exposición a corto plazo a bajas concentraciones de partículas finas PM2.5, según un estudio internacional, que apunta una asociación con contaminantes gaseosos como los del carbón quema / minería, incendios forestales y vehículos de motor, según una nueva investigación publicada en la revista 'The Lancet Planetary Health'.

   Se cree que el estudio nacional de datos de Japón, escogido por su superior control, densidad de población y calidad relativa del aire, es con mucho el más grande de su tipo. Proporciona evidencia exhaustiva de la relación entre PM2.5 y los paros cardíacos, utilizando una muestra tres veces mayor que todas las investigaciones anteriores combinadas y demostrando los impactos en grupos como los ancianos.

   El estudio dirigido por la Universidad de Sydney concluye que en todo el mundo, los estándares deben ser más estrictos y las implicaciones también apuntan a la necesidad de fuentes de energía más limpias.

   El autor principal y correspondiente, de la Facultad de medicina de la Universidad de Sydney, el profesor Kazuaki Negishi, señala que la investigación previa sobre la contaminación del aire y los eventos cardíacos agudos había sido inconsistente, especialmente en concentraciones de aire que cumplieron o mejoraron las pautas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

   Las inconsistencias en los datos anteriores se abordaron a través del tamaño y la solidez de este estudio, que encontró que más del 90 por ciento de los paros cardíacos extrahospitalarios ocurrieron en niveles de PM2.5 más bajos que la directriz de la OMS (y el nivel estándar de Australia), un promedio diario de 25 microgramos por metro cúbico. Además, el 98 por ciento ocurrieron en niveles inferiores al nivel estándar diario japonés o estadounidense de 35 microgramos por metro cúbico.

   "El paro cardíaco fuera del hospital es una emergencia médica importante, con menos de una de cada 10 personas en todo el mundo que sobrevive a estos eventos, y ha habido una creciente evidencia de una asociación con la contaminación del aire más aguda, o partículas finas como PM2.5", alerta el profesor Negishi, cardiólogo y jefe de medicina, Nepean Clinical School, en la Facultad de Medicina y Salud.

   "Analizamos casi un cuarto de millón de casos de paro cardíaco fuera del hospital y encontramos un vínculo claro con los niveles agudos de contaminación del aire --añade--. Nuestro estudio respalda la evidencia reciente de que no existe un nivel seguro de contaminación del aire, encontrando un mayor riesgo de paro cardíaco a pesar de que la calidad del aire generalmente cumple con los estándares".

   "Dado el hecho de que existe una tendencia a empeorar la contaminación del aire debido al aumento en el número de automóviles, así como a desastres como incendios forestales, los impactos sobre los eventos cardiovasculares, además de las enfermedades respiratorias y el cáncer de pulmón, deben tenerse en cuenta en la atención médica respuestas", advierte.

   El profesor Negishi, quien previamente realizó trabajo de campo después del incendio masivo de una mina de carbón Hazelwood de 2014 en Victoria, señala que, en lo que respecta a los impactos cardiovasculares, los que generalmente están en riesgo son los ancianos. "Si eres joven y saludable, no debería haber riesgo inmediato de consecuencias devastadoras", apunta. Sin embargo, destaca que estos hallazgos solo se relacionan a corto plazo y que los efectos pueden durar hasta cinco años.

   El documento concluye que existe una necesidad "urgente" de mejorar la calidad del aire. "Como no existe un límite en la calidad del aire entre los países, es necesario un enfoque global para abordar este problema de salud crucial para nuestro planeta", afirman los autores.

   El estudio se basó en datos de Japón porque el país mantiene registros completos de sus niveles de contaminación del aire, así como un depósito nacional de alta calidad de paros cardiacos. Los investigadores encontraron un aumento de 1 a 4 por ciento en el riesgo asociado con cada aumento de 10 microgramos / m3 en PM2.5.

   El artículo de 'Lancet Planetary Health' comparó paros cardiacos extrahospitalarios que ocurrieron hasta tres días después de que se registrara la contaminación del aire. Como los efectos en el corazón pueden ocurrir hasta cinco o siete días después de la contaminación aguda del aire, dice el profesor Negishi, todo el impacto cardiovascular podría ser peor de lo indicado.

   Aunque los impactos no se dividieron en líneas de género, para las personas mayores de 65 años, la exposición a PM2.5 se asoció significativamente con la incidencia de paro cardiaco por todas las causas.

   Los datos revelaron una asociación entre la exposición a corto plazo al monóxido de carbono, oxidantes fotoquímicos y dióxido de azufre y paro cardiaco por todas las causas, pero no con dióxido de nitrógeno. El profesor Negishi explica que es probable que los niveles de dióxido de nitrógeno, por ejemplo, de las emisiones de los automóviles, no fueran lo suficientemente altos como para producir paro cardiaco.

   Además de los impactos conocidos de la contaminación del aire en la mortalidad cardiovascular en general, este estudio cubre importantes lagunas en el conocimiento sobre los efectos de la exposición a corto plazo a la contaminación del aire aguda en los paros cardiacos.

   "En combinación con los pronósticos de calidad del aire, nuestros resultados pueden utilizarse para predecir esta condición de emergencia y asignar nuestros recursos de manera más eficiente", concluyen los autores.

Contador