Publicado 04/04/2021 08:30CET

Estos son los mejores alimentos de la primavera, con el pescado azul como estrella de la temporada

Archivo - Boquerones. Pescado azul.
Archivo - Boquerones. Pescado azul. - ISTOCK/ANGELAFOTO - Archivo

   MADRID, 4 Abr. (EDIZIONES) -

   En invierno estamos acostumbrados a comer platos calientes, con un mayor aporte de grasas y de calorías para combatir el frío ambiental y comer mayor cantidad. Además, se lleva una vida más sedentaria.

   Así lo afirma la vicepresidenta de del Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas de Euskadi Ingortze Zubieta en una entrevista con Infosalus, al tiempo que reconoce que, con la primavera, dado que llega el buen tiempo, salimos más a la calle, se modifican nuestros hábitos y, por tanto, cambiamos también nuestra alimentación.

   "Nos apetecen alimentos más frescos, más verduras crudas, en forma de ensaladas, por ejemplo; así como más frutas. Aparte de que nos movemos más, estamos más activos con el buen tiempo", asegura la también miembro del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas.

   Aunque insiste en que nuestra alimentación debería ser saludable en todas las épocas del año, y para ello alimentarse con alimentos frescos es siempre recomendable, dice que en estos meses primaverales debemos aprovechar las hortalizas y las frutas de temporada porque, según subraya, "hay mucha variedad y muchos colores".

   Hoy en día casi todas las frutas y las verduras están disponibles prácticamente todo el año, según asegura Zubierta, si bien considera que consumir alimentos de temporada y de proximidad nos permite disfrutar de productos con mayor aroma y sabor. Además, resalta que estos productos conservan sus propiedades nutritivas y tendrán un mayor aporte de nutrientes a un precio más barato.

   "Consumir alimentos de temporada también ayuda a impulsar y a mantener la economía local, fomentando los pequeños comercios. Es más respetuoso con el medio ambiente. La primavera es el momento en que verduras, frutas y legumbres están en su mejor momento", ensalza la dietista-nutricionista.

   Con ello, menciona que en la primavera, la variedad de fruta es mucho más amplia. "Nos hidrata y también aportará determinados nutrientes y vitaminas. Esta época es ideal para disfrutar de los frutos rojos (fresas, fresones, frambuesas, cerezas, ciruelas) o naranjas, así como de los melocotones, albaricoques, o los nísperos. Todos ellos son ricos en betacarotenos, vitamina A, vitamina C, o vitamina E. La primavera, además, también trae otras frutas como la sandía, o el melón", sostiene.

   En cuanto a las verduras, la miembro del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas resalta que la primavera es época de ajos, cebollas tiernas, espárragos, y alcachofas; todas ellas verduras que contienen mucha fibra y pocas calorías.

   Otros vegetales con estas características y propios de la primavera, según Zubieta, son los puerros, el calabacín, el repollo, las judías, los pimientos, el apio y el hinojo. "Todos ellos nos aportan minerales y vitaminas, sobre todo vitamina A y vitamina C", apostilla.

   Asimismo, apunta a los vegetales de color rojo o naranja, como los tomates y las zanahorias, muy ricos en betacarotenos que una vez ingeridos, se transforman en vitamina A.

   Dentro de las legumbres de primavera, la dietista-nutricionista ensalza el valor de los guisantes y de las habas: "Se recomienda consumir legumbres, mínimo, tres veces por semana, dado que son una buena fuente de proteína vegetal y fibra".

EL PESCADO AZUL, ESTRELLA DE LA PRIMAVERA

   Ahora bien, la vicepresidenta del Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas de Euskadi Ingortze Zubieta destaca que los pescados azules son los productos estrella de la primavera, ya que es cuando comienza su época de más consumo.

   "El pescado azul está incluido en la categoría de alimentos que contienen entre un 18 y un 20% de proteínas de alto valor biológico, y más del 5% de grasas abundantes en ácidos grasos poliinsaturados", valora la experta en nutrición.

   Entre otros ensalza:

   ·Sardina. Es una excelente fuente de omega 3

   ·Boquerón. Tiene un alto contenido en ácidos grasos omega-3, así como en vitamina B9, D, A y B3, y en potasio.

   ·Jurel, chicharro.

   ·Bonito del norte. Uno de los más valorados en nuestra gastronomía y rico en minerales (fósforo y potasio), vitaminas A, D, B9, B3, y proteínas de alto valor biológico.

   ·Atún rojo. Contiene grasas poliinsaturadas como el omega 3 y también posee bastante cantidad de grasa monoinsaturada.

   Dentro del pescado blanco, Zubieta recomienda en esta época encontramos el congrio, el lenguado, el gallo, o el rape ya que, según explica, contienen proteínas de alta calidad, vitaminas del grupo B y minerales como el fósforo, el calcio, o el hierro principalmente.

PASOS PARA UNA DIETA SALUDABLE

   En última instancia, la dietista-nutricionista Ingortze Zubieta subraya que todos no podemos comer lo mismo, y la alimentación debe variar de una persona a otra. "Hay que tener en cuenta el estilo de vida, la edad, la actividad física, si padece algún tipo de enfermedad, etc. Por este motivo, no existe una dieta (alimentación) única para todo el mundo, pero sí podemos hablar de unas pautas generales que todos podemos seguir":

- Organiza tus menús. Haz que sean variados. Pon muchos colores en el plato; la variedad es la mejor manera de no aburrirse.

   - Acude a la compra con una lista ya hecha. Así evitarás comprar alimentos que no debes. Para ello nunca hagas la compra antes de comer o con hambre.

   - Haz que en tus menús predominen y sean más abundantes los alimentos vegetales: verduras, frutas, legumbres.

   - Intenta no saltarte comidas porque sólo así no pasarás hambre y no caerás en tentaciones poco saludables. Procura no comer por aburrimiento.

   - Rehúsa los alimentos ricos en sal, en grasas no saludables y ricos en azúcar (bollería y ultraprocesados)

   - Haz que el agua sea tu bebida principal; tanto en las comidas, como fuera de ellas.

   - Tómate tu tiempo para comer. Come despacio, mastica bien, siéntate para hacerlo. Evita distracciones, si te distraes con la televisión o el ordenador es posible que comas más.

   - Mantente activo, haz ejercicio. Es imprescindible para llevar una vida sana. Esto último es muy importante. Durante el confinamiento hemos estado todos mucho más sedentarios y perezosos por las circunstancias. Ahora que empieza el buen tiempo es una buena oportunidad para mantenernos activos y hacer ejercicio en la naturaleza (senderismo, andar en bicicleta por ejemplo).

Contador