SEMERGEN recuerda la interrelación entre sueño y alimentación

Archivo - Imagen de archivo de una alimentación saludable.
Archivo - Imagen de archivo de una alimentación saludable. - HALFPOINT/ ISCTOK - Archivo
Publicado: martes, 28 mayo 2024 15:13

Con motivo del Día Nacional de la Nutrición aconseja cuidar los dos hábitos

MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) ha recordado la importancia que tienen para la salud el sueño y la alimentación, a la vez que ha destacado que estos dos hábitos están "intrínsecamente vinculados" y "cómo una correcta interacción puede mejorar significativamente la calidad de vida y el bienestar general".

En el marco del Día Nacional de la Nutrición, que se celebra este 28 de mayo, el coordinador del Grupo de Trabajo de Nutrición de SEMERGEN, José Manuel Fernández, ha resaltado que "la falta de sueño se asocia con disfunción inmune y neurocognitiva, diabetes, sobrepeso, obesidad, estrés, accidentes y, de manera importante, con un mayor riesgo de presentar eventos cardiovasculares".

"Es esencial que la sociedad en general comprenda la importancia de estos dos aspectos de la salud. Nuestra alimentación y nuestros patrones de sueño están estrechamente vinculados y juntos juegan un papel decisivo en nuestra salud física y mental. No solo se trata de comer bien o dormir el número de horas recomendado, sino de cómo estos elementos interactúan entre sí. Los nutrientes que consumimos influyen en la estructura y calidad de nuestro sueño. Igualmente, el sueño afecta las hormonas del apetito, incluyendo la grelina (que aumenta el hambre) y la leptina (que ayuda a sentirse satisfecho)", ha explicado el experto.

Según Fernández, "la falta de sueño puede desequilibrar estas hormonas, aumentando los antojos y la tendencia a consumir alimentos más calóricos o ricos en azúcares y grasas. Como médicos de familia, tenemos una posición única para observar y tratar los patrones de vida de nuestros pacientes. Es imperativo que eduquemos sobre la importancia de estos dos hábitos, no solo individualmente, sino también en cómo se entrelazan".

En este sentido, Susana Primo, miembro del Grupo de Trabajo de Nutrición de SEMERGEN, ha destacado cómo estos dos factores se influencian mutuamente. "Actualmente hay una tendencia a dormir menos horas, lo que, según diferentes estudios, está relacionado con el aumento de la obesidad. La reducción del sueño afecta a las hormonas reguladoras del apetito, provocando un incremento de la sensación de hambre y una tendencia a elegir alimentos menos saludables. Igualmente, al estar más cansados se reduce el ejercicio físico y aumenta el sedentarismo", ha manifestado Primo.

RECOMENDACIONES

Por todo ello, SEMERGEN ha aconsejado establecer una serie de estrategias para integrar el sueño y la nutrición en la vida diaria. En este sentido, la Sociedad recomienda evitar los alimentos ricos en aminoácidos tirosina y fenilalanina a últimas horas de la noche, como la carne roja, los huevos y el jamón, o ricos en vitamina C, como el kiwi o las naranjas.

Asimismo, aconseja consumir una dieta rica en nutrientes esenciales como el magnesio y el triptófano -precursor de melatonina y serotonina- por la tarde-noche, así como lácteos, plátanos, carne, pescado azul o frutos secos (nueces), o hidratos de carbono de absorción lenta, como la miel en pequeña cantidad, puede promover un mejor patrón de sueño, disminuyendo incidencias de insomnio y mejorando la calidad del descanso nocturno.

En cuanto al sueño, recomienda dormir las horas necesarias recomendadas. Las necesidades de sueño varían a lo largo de la vida en función de la edad: recién nacidos (0-3 meses): 14-17 horas; lactantes (4-11 meses): 12-16 horas; niños pequeños (1-2 años): 10-14 horas; niños en edad preescolar (3-5 años): 9-13 horas; preadolescentes y adolescentes (6-17 años): 8-12 horas; adultos (18-64 años): 7-9 horas, y ancianos (> 65 años): 7-8 horas.

Además, es importante mantenerse dentro de los límites recomendados, ya que tanto el exceso como la privación de sueño son perjudiciales para la salud. Así como, establecer y mantener horarios regulares tanto para las comidas como para el sueño.

Por último, aconseja limitar la siesta a un máximo de 20-30 minutos tras la comida y realizar ejercicio de forma regular.

Contador