La OMS alerta de que a los niños les sigue llegando publicidad de alimentos poco saludables

Publicidad de alimentos poco saludables en Internet
OMS
Publicado 15/10/2018 10:46:33CET

   MADRID, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La Región Europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado un informe, con la colaboración de expertos de la Universidad de Liverpool y la Universidad Abierta del Reino Unido, en el que avisa que las políticas que los países de Europa han implantado para limitar la comercialización de alimentos poco saludables para los niños son ineficaces ya que no protegen ni su salud ni sus derechos.

   En concreto, el trabajo del organismo de Naciones Unidas pone de manifiesto que aunque la mitad de los 53 países de la Región Europea han adoptado medidas para limitar la comercialización de alimentos con alto contenido de grasas, sal y azúcar (como leyes que restringen su comercialización en ciertos medios y momentos, o normas que afectan al ámbito del marketing digital), hay "muchos países" que siguen sin adoptar ninguna acción y hay una "abrumadora preferencia" por la autorregulación de las industrias alimenticias y publicitarias.

   "La evidencia sugiere que el impacto de las políticas existentes en la reducción de la exposición de los niños a la comercialización de alimentos de alimentos con alto contenido de grasas, sal y azúcar ha sido limitada, algo que se ve agravado por el cambio en el uso de los medios y la naturaleza cada vez más integrada del marketing en varios medios y plataformas diferentes", ha destacado la OMS.

   De hecho, y a pesar de la evidencia de daños, el organismo ha advertido de que muchos países se quedan "atrás" en la implementación de las recomendaciones de comercialización de alimentos y bebidas poco saludables adoptadas por unanimidad en la Asamblea Mundial de la Salud de mayo de 2010.

INEXISTENCIA DE MEDIDAS DIRIGIDAS A INTERNET Y A LOS ADOLESCENTES

   En este sentido, el nuevo informe identifica las lagunas existentes en las políticas y los desafíos actuales que los países deben tener en cuenta para limitar de manera "efectiva" el impacto perjudicial que tiene el marketing de alimentos con alto contenido de grasas, sal y azúcar en la salud de los niños. Además, ofrece una guía para ayudar a los países a formular políticas de acuerdo con el conjunto de recomendaciones.

   En concreto, en el trabajo se señala que la mayoría de las acciones existentes se centran solo en la publicidad de los medios de comunicación tradicionales, a pesar de que la "clara evidencia" que existe de que los niños están muy expuestos a mensajes publicitarios en Internet. Por ello, la OMS ha instado a los países a adoptar un enfoque "más integral" en la regulación de la comercialización de estos productos.

   "Las regulaciones existentes suelen limitar su alcance a la programación orientada a los niños y se enfocan principalmente en la publicidad, dejando una amplia gama de programas, medios y técnicas de mercadotecnia a las que los niños están expuestos sin ningún tipo regulación. Por lo tanto, los países deben garantizar políticas para reducir efectivamente la exposición real de los niños a la comercialización de estos alimentos, en lugar de políticas basadas en la clasificación de contenido o medios", ha apostillado la OMS.

   Del mismo modo, el organismo ha señalado que las normas existentes sólo están centradas en proteger a los niños hasta los 12 o 13 años, a pesar de que se sabe que los adolescentes también se ven afectados negativamente por la comercialización de estos productos, por lo que ha subrayado la necesidad de ampliar la normativa sobre regulación de la publicidad hasta la adolescencia.

   Asimismo, a juicio de la OMS, los países "no siempre han adoptado sistemas efectivos" de clasificación de alimentos para determinar cuáles no deben comercializarse para los niños, por lo que ha recomendado desarrollar nuevos sistemas basados en la evidencia que identifiquen eficazmente los alimentos no saludables de acuerdo con su calidad nutricional.

   "Los países no han regulado efectivamente la comercialización transfronteriza a nivel regional. Deberían reflexionar sobre cómo una mejor cooperación y armonización podría evitar el debilitamiento de las restricciones nacionales de comercialización de alimentos con alto contenido en grasas, sal y azúcar, y aumentar los esfuerzos para abordar el problema global de la comercialización de alimentos en medios digitales", ha zanjado el organismo en su informe.

Contador