La oferta determina una cesta de la compra poco saludable

Alimentos no tan saludables ni ligeros, supermercado, comprar
Foto: GETTY/GPOINTSTUDIO
Actualizado 12/02/2015 13:41:06 CET

MADRID, 12 Feb. (INFOSALUS) -

   Entre una bolsa de patas o un bizcocho de chocolate en oferta y un kilo de zanahorias o un manojo de espárragos trigueros también en promoción ¿qué elegirías?. La respuesta la han obtenido un grupo de investigadores que han analizado la cesta de la compra de casi 27.000 hogares en Reino Unido.

   Las ofertas se utilizan comúnmente en las tiendas para aumentar las ventas mediante la reducción de precios y estimular las compras impulsivas, elevando el protagonismo de artículos a través de las etiquetas y su posicionamiento.

    Existe una creciente preocupación de que tales actividades de promoción de la industria de la alimentación pueden contribuir a malas elecciones alimenticias y llevar a los consumidores lejos de las opciones más saludables, de mayor precio.

   El resultado del estudio fue que las promociones de los supermercados de Reino Unido son más propensas a promover un aumento en las ventas de alimentos menos saludables que las opciones más sanas, según revela un estudio que se publica este miércoles en 'American Journal of Clinical Nutrition'. Sin embargo, el análisis encontró que los supermercados no tendían más a promover los alimentos menos saludables que los más beneficiosos para la salud.

    "Hay un montón de evidencia anecdótica, pero muy poca evidencia empírica sobre el impacto de las promociones de precios en las dietas de las personas", explica la profesora Teresa Marteau, directora de la Unidad de Investigación sobre Conducta en la Universidad de Cambridge, Reino Unido. "En este estudio, hemos examinado si los alimentos menos saludables son más propensos a ser promocionados que los alimentos más saludables y cómo los consumidores responden a las promociones", añade.

   Un equipo de investigadores de Reino Unido, financiado por el Departamento de Salud, analizó datos detallados sobre los registros de compra de todos los alimentos y bebidas de 27.000 hogares en el país. Se asignaron puntuaciones de salubridad siguiendo criterios de la Agencia Alimentaria de Reino Unido basándose en el modelo de los perfiles de nutrientes a 11.000 productos adquiridos de 135 cateogrías de alimentos y bebidas.

   Los resultados muestran que, en general, los elementos menos sanos fueron no más a menudo promovidos que los más saludables, pero que, después de considerar el precio, los descuento y las características de la marca, la magnitud del aumento de las ventas fue mayor en los productos menos saludables que en las categorías de alimentos más saludables.

   Un aumento del 10 por ciento en la frecuencia de las promociones llevó a un incremento de ventas del 35 por ciento para los alimentos menos saludables y un aumento de casi el 20 por ciento de ventas de alimentos más saludables. Los investigadores creen que puede deberse a que los productos de las categorías de alimentos menos saludables suelen ser no perecederos, mientras que los de las categorías de más saludables, en particular frutas y hortalizas, son perecederos.

A LOS MÁS RICOS LES GUSTAN LAS OFERTAS

   El estudio también encontró que los hogares de nivel socioeconómico más alto tendían a responder a las promociones de precios más que los que provienen de entornos desfavorecidos, tanto para los alimentos más saludables como menos saludables. Los científicos sugieren una serie de razones, entre ellas el hecho de que la mayoría de las promociones puede implicar el almacenamiento de artículos mientras están en oferta, lo que requiere recursos financieros y más espacio para almacenar productos.

   "Parece ser una idea generalizada que los supermercados ofrecen promociones en los alimentos menos saludables con más frecuencia que sobre los alimentos más saludables, pero no creemos que sea así, excepto dentro de una minoría de categorías de alimentos", subraya Ryota Nakamura, del Centro para la Economía de la Salud de la Universidad de York, Estados Unidos, que llevó a cabo la investigación cuando estaba en la Universidad de East Anglia, Inglaterra.

   "Sin embargo, debido a que las promociones de precios conducen a mayores aumentos de ventas cuando se aplican a los alimentos menos saludables, nuestros resultados sugieren que la restricción de las promociones de precios en los alimentos menos saludables tiene el potencial de marcar una diferencia en los hábitos alimenticios de la gente y fomentar dietas más nutritivas y más saludables", concluye.