Niños con mal acceso a los alimentos, en riesgo de hipertensión arterial

Niño comiendo comida basura
FLICKR PROWOODLEYWONDERWORKS - Archivo
Publicado 10/09/2018 8:01:47CET

   MADRID, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Los niños con inseguridad alimentaria, lo que significa que carecen de buen acceso a alimentos nutritivos, presentan más presión arterial alta que los niños con acceso seguro a los alimentos, según revela un estudio presentado en las Sesiones Científicas de la Asociación Americana del Corazón y de la Hipertensión de 2018.

   "La presión arterial alta, incluso en la infancia, es importante", afirma el autor del estudio, Andrew Michael South, profesor asistente de Nefrología Pediátrica en la Escuela de Medicina Wake Forest, en Winston-Salem, Carolina del Norte, Estados Unidos. "Cuando eres niño, si tienes presión arterial alta, presentan un riesgo mucho mayor de padecer presión arterial alta en la adultez, desde los 20 o los 30 años. Y la hipertensión prepara el terreno para otros problemas de salud graves porque impacta en el corazón y los riñones", añade.

   En los adultos, está bien establecido que la inseguridad alimentaria está ligada al nivel socioeconómico y tiene muchas consecuencias para la salud, pero en los niños está menos definida, según South, quien junto a sus colegas estudió la información disponible sobre la inseguridad alimentaria y la presión arterial de 2007 a 2014 en 7.215 niños, entre 8 y 17 años, en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición.

   Los investigadores identificaron a niños de 13 años en adelante con presión arterial alta si tenían una lectura sistólica de 120 mmHg o superior o una presión arterial diastólica de 80 mmHg o más. Para los niños menores de 13 años, la presión arterial alta se definió como presión arterial sistólica o diastólica igual o superior al percentil 90 de lo normal para la edad, el sexo y la altura del niño, según la Guía de Hipertensión de la Academia Estadounidense de Pediatría publicada el año pasado.

   Los investigadores encontraron que más de una quinta parte, o 1.460 de los 7.125 niños, sufría inseguridad alimentaria y que más del 12 por ciento de todos los niños tenía presión arterial alta. Entre los niños con inseguridad alimentaria, el 14,4 por ciento presentaba presión arterial alta, en comparación con el 11,6 por ciento de los niños con seguridad alimentaria.

   Cuando los investigadores consideraron otros factores, como la obesidad, encontraron que la inseguridad alimentaria aún aumentaba las probabilidades de que un niño tuviera presión arterial alta. "La inseguridad alimentaria afecta a unos 40 millones de estadounidenses, incluidos 6 millones de niños y adolescentes. La inseguridad alimentaria puede conducir a una mala calidad de la dieta, incluido un aumento en la ingesta de sal", apunta South.

   "Sabemos que las personas que consumen dietas con más sal tienen mayor riesgo de desarrollar y mantener la presión arterial alta que aquellos que comen cantidades normales de sal", afirma. A su juicio, la inseguridad alimentaria es un factor poco reconocido que contribuye a las disparidades de salud.

   "Las investigaciones futuras que analicen las intervenciones para aumentar el acceso a alimentos más nutritivos podrían tener implicaciones importantes en la salud de la población --subraya--. A fin de mostrar una relación causal, el siguiente paso sería un estudio longitudinal que siga a los niños a lo largo del tiempo".