Actualizado 01/10/2021 16:34 CET

Lactancia materna frente a la covid-19: una batería de ventajas

Archivo - Lactancia, mujer bebé pecho
Archivo - Lactancia, mujer bebé pecho - IPGGUTENBERGUKLTD - Archivo

   MADRID, 1 Oct. (EDIZIONES) -

   La Academia Americana de Pediatría (AAP) lo tiene claro: "La lactancia materna puede ofrecer muchas ventajas, especialmente durante la pandemia de COVID-19. Y es que los estudios científicos así lo están demostrando: las mujeres con anticuerpos específicos frente al SARS-CoV-2, fruto de la vacuna o bien por haber superado la infección natural, los transmiten mediante la lactancia materna a sus hijos.

   Es más, la AAP destaca que incluso las madres pueden amamantar a sus bebés a pesar de ser positivo de COVID-19, o si no han recibido la vacunación completa, siempre que tomen precauciones de seguridad adicionales para proteger a su bebé.

   Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja el mantenimiento de la lactancia materna a pesar de una infección por COVID-19 y también tras la vacunación de la madre, instando tanto a las embarazadas como a las lactantes a "vacunarse contra la COVID-19 cuando les toque, de acuerdo con los planes nacionales de vacunación".

   "La lactancia materna tiene muchas ventajas para la madre y el niño y no es necesario interrumpirla durante la infección ni tras la vacunación de la madre. El virus que causa la COVID-19 no se ha detectado en la leche materna, según un número limitado de estudios realizados hasta la fecha, lo que indica que es seguro seguir dando el pecho, tomando las precauciones recomendadas, incluso si la madre desarrolla la COVID-19", explican en un comunicado con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia el pasado agosto.

   Además, resalta que vacunar a una madre lactante para protegerla de la COVID-19 "no supone ningún riesgo para su hijo". Es más, destaca que aquellas madres lactantes que hayan recibido la vacuna tendrán anticuerpos en su leche, que podrían incluso ayudar a proteger a sus bebés de la infección por el virus.

   Desde la Asociación APILAM para la promoción e investigación en lactancia en su web 'E-Lactancia.org' destacan que, de acuerdo con la información científica disponible hasta la fecha, se han encontrado anticuerpos específicos contra el coronavirus 2019-nCoV en la leche materna, si bien estos no se detectaron en el SARS-CoV de 2003, ni en el de 2012.

EL SARS-COV-2 NO SE TRANSMITE POR LA LECHE

   "Aunque se han detectado partículas de RNA del virus en alrededor del 10% de muestras de leche analizadas, no se ha detectado SARS-CoV-2 viable ni transmisible en leche materna y no hay casos documentados de contagio al lactante a través de la leche materna, al igual que ocurre con otros virus como el de la rubeola o la hepatitis C", remarca la entidad.

   Asimismo, recuerda un caso neonatal que puede darse en esta pandemia, el de una madre positiva de COVID-19 y que desea amamantar tras el parto. Para ello, aconseja que la madre emplee la mascarilla cuando esté cerca de su bebé recién nacido, al tiempo que se lave bien las manos antes de un contacto cercano con el bebé.

   "Si la madre está muy enferma para amamantar conviene que se extraiga leche para evitar problemas de congestión mamaria. Esta leche puede tomarla el lactante", confirma la plataforma en favor de la lactancia, al tiempo que señala que a efectos de donación para bancos de leche, la pasteurización elimina por completo el SARS-CoV-2, por lo que no habría problema en donar leche materna.

BENEFICIOS PARA LA MADRE Y EL BEBÉ

   Así con todo, la AAP detalla que los principales beneficios de la lactancia materna en la pandemia son:

   ·La lactancia materna es buena para los bebés ya que los protege de muchas infecciones. "No está demostrado que la leche materna proteja a los bebés del SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19. Sin embargo, varios estudios han encontrado anticuerpos que atacan al virus en la leche materna. Además, los bebés que se amamantan, por lo general, tienen menos probabilidades de sufrir síntomas respiratorios graves cuando se enferman", afirma.

   ·La lactancia materna es buena para las madres, dado que las hormonas que se liberan en el cuerpo de la madre durante la lactancia promueven el bienestar y pueden aliviar el estrés y la ansiedad.

   ·La leche materna siempre está disponible, un punto importante durante las emergencias de salud pública.

   En última instancia, los CDC norteamericanos recalcan que la evidencia actual sugiere que no es probable que la leche materna propague el virus al bebé, a la par que recomiendan la vacunación frente a la COVID-19 a todas las personas de más de 12 años, las embarazadas, lactantes, que se están intentando quedar embarazadas o que podrían hacerlo en un futuro.

   "Lávese siempre las manos con agua y jabón durante 20 segundos antes de amamantar o extraerse leche materna, incluso si no tiene COVID-19. Si no dispone de agua y de jabón, use algún desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol", apostilla la institución.

Contador