Publicado 18/01/2021 18:46CET

Investigadoras hallan una relación entre la obesidad infantil y el procesamiento sensorial

Niño frente al televisor, comida no saludable, bollos
Niño frente al televisor, comida no saludable, bollos - DEFIÉNDEME - Archivo

ALICANTE, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

Una investigación de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche ha concluido que, en los niños, el índice de masa corporal podría estar asociado a mayores alteraciones del procesamiento sensorial táctil.

Esta es la idea a la que ha llegado el equipo de diez investigadoras en Terapia Ocupacional de la UMH, liderado por las profesoras Eva Mª Navarrete y Desirée Valera, después de analizar por primera vez la relación entre el índice de masa corporal (IMC) y el procesamiento sensorial en niños españoles de entre 3 y 7 años.

El estudio, publicado en la revista 'Nutrients', pone de manifiesto que los problemas de procesamiento sensorial deben tenerse en cuenta como factor relevante en el contexto de la obesidad infantil, uno de los problemas más graves de salud pública a los que se enfrenta la sociedad española, explica la institución académica en un comunicado.

En concreto, el procesamiento sensorial es la capacidad neurológica que tienen las personas para registrar, organizar y contextualizar la información que recibe el cerebro a través de los sistemas sensoriales: vista, oído, tacto, gusto, olfato, propiocepción y vestibular. Su conclusión es que los problemas asociados al procesamiento sensorial pueden tener efectos negativos en el desarrollo normal de los niños "e incluso llegar a limitar su participación en rutinas o actividades de la vida cotidiana".

Este trabajo, junto a otro previo, muestra que los niños con sensibilidad táctil atípica --los que presentan problemas para asimilar la información del sentido del tacto-- pueden tener una alimentación de peor calidad porque presentan problemas para seguir la dieta mediterránea. En concreto, "tienen menos posibilidades de utilizar aceite de oliva y comer regularmente verduras y cereales".

Igualmente, las autoras hacen hincapié en que es fundamental que se ponga el foco en los factores que pueden afectar potencialmente a la salud de los niños a la hora de investigar sobre obesidad infantil. Por ello, apuntan a los problemas de procesamiento sensorial como factor a tener en cuenta en futuras investigaciones.

Este estudio se ha llevado a cabo desde el proyecto InProS (Infancia y Procesamiento Sensorial), iniciado en 2016 de la mano del grupo de Investigación en Terapia Ocupacional de la UMH.