Publicado 01/10/2020 11:26CET

La importancia del deporte en equipo para evitar trastornos de conducta alimentaria en la adolescencia

La Copa Covap defiende la utilidad de los deportes de equipo para reducir trastornos alimentarios en la adolescencia
La Copa Covap defiende la utilidad de los deportes de equipo para reducir trastornos alimentarios en la adolescencia - COPA COVAP - Archivo

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

La práctica de deporte de equipo y al aire libre ayudan a reducir el riesgo de aparición de trastornos de la conducta alimentaria (TCA), al adquirir los menores "la fortaleza y la capacidad crítica necesarias para evitar mensajes que les induzcan a practicar dietas perjudiciales o ejercicio de manera inadecuada", según ha expresado el psiquiatra y psicólogo de la Fundación APE para la Prevención y Erradicación de los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), Ignacio Jáuregui.

Esto se debe a que estos deportes generan espacios y relaciones donde los pequeños no se sienten presionados ni juzgados por su estado físico o la alimentación, lo que "evita que lleven a cabo dietas restrictivas o ingestas desmesuradas", explica el doctor. "El objetivo es llegar a la pubertad de la forma más sana posible, sin sobrepeso y obesidad, ya que son factores de riesgo. En cuanto al aspecto psicológico, es fundamental que los más pequeños tengan un buen desarrollo de su autoestima", añade.

No obstante, tal y como ha señalado el experto, "preocupa especialmente el cambio brusco de hábitos que se produce de cara a la vuelta al cole", ya que el riesgo de aparición de un TCA suele ser mayor durante el periodo estival, pues en verano "se unen factores como el cambio radical de horarios, las variaciones en la dieta y, fundamentalmente, la imagen corporal, que se coloca en primer plano por la mayor exposición corporal que supone este tiempo", ha argumentado.

Además, añade que el fin del confinamiento, "más que una vuelta prudente y cuidadosa a la vida cotidiana", se ha convertido en un escenario en el que "el afán por querer salir, bañarse o comer con los amigos puede deteriorar los buenos hábitos alimentarios, desencadenando nuevos problemas", ha explicado.

PREVENCIÓN DE LOS TRASTORNOS DE CONDUCTA ALIMENTARIA

La prevención de los TCA, cuyo proceso de detección suele ser lento y complejo debido a que la mayoría de síntomas que se observan al inicio son de tipo emocional, conductual o actitudinal, y no tanto físicos, forma parte de la campaña educativa sobre hábitos de vida saludables que realiza la Copa COVAP. En sus ocho ediciones, más de 25.000 niños y niñas de 10 y 11 años se han beneficiado de charlas didácticas de la mano de psicólogos y nutricionistas sobre el valor de la alimentación y la integración en el deporte.

Asimismo, para contribuir a evitar el desarrollo de estas conductas, la Copa COVAP y la Fundación APE proponen seguir algunas indicaciones que se incluyen en la 'Guía para una alimentación infantil saludable y equilibrada' del Hospital Sant Joan de Déu (Barcelona), entre las que destacan la importancia de potenciar la autoestima de los niños mediante el elogio por cómo son y reforzar positivamente su personalidad y habilidades en vez del aspecto físico; hacer al menos una comida al día en familia, convirtiendo la alimentación en un acto social y familiar; y ofrecer herramientas para desarrollar un sentido crítico frente a estereotipos de belleza, entre otras.

Contador

Para leer más