Publicado 11/01/2021 16:31CET

Identifican la exposición a un patógeno común transmitido por alimentos relacionado con un cáncer cerebral poco común

Glioma.
Glioma. - FLIKR/GRISELDA RAMÍREZ - Archivo

MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

Investigadores estadounidenses han observado que la exposición a un patógeno común, el toxoplasma gondii ('T.gondii'), transmitido por los alimentos podría estar relacionado con el riesgo de glioma, un tipo de cáncer cerebral poco común en adultos.

El informe, que aparece en el 'International Journal of Cancer', encuentra que las personas que tienen glioma tienen más probabilidades de tener anticuerpos contra 'T. gondii' -lo que indica que han tenido una infección previa- que un grupo similar que no tenía cáncer.

Para el estudio, los investigadores dirigidos por James Hodge, JD, MPH y Anna Coghill, PhD examinaron la asociación entre los anticuerpos de 'T. gondii' medidos varios años antes de que se diagnosticara el cáncer y el riesgo de desarrollar un glioma. Los participantes del estudio eran de la Cohorte de Nutrición del Estudio de Prevención del Cáncer II (CPS-II) de la Sociedad Estadounidense del Cáncer y del Janus Serum Bank (Janus) del Registro Noruego del Cáncer.

'T. gondii' es un parásito común que se adquiere con mayor frecuencia de la carne poco cocida y puede conducir a la formación de quistes en el cerebro. Estos resultados sugieren que reducir la exposición a este patógeno común transmitido por los alimentos podría proporcionar un factor de riesgo modificable para los tumores cerebrales altamente agresivos en adultos.

Aunque el glioma es una enfermedad relativamente rara, es un cáncer muy mortal. A nivel mundial, en 2018, hubo un estimado de 300,000 casos incidentes y 241,000 muertes debido a cánceres del cerebro y del sistema nervioso. La mayoría (80%) de los tumores cerebrales malignos son gliomas, para los cuales la tasa de supervivencia relativa estimada a cinco años es de un marcado 5%.

El estudio señala que una asociación entre los anticuerpos contra 'T. gondii' y el glioma fue similar en dos grupos demográficamente diferentes de personas. Por un lado, los casos de CPS-II tenían aproximadamente 70 años en el momento de la extracción de sangre, mientras que los de la cohorte Janus tenían aproximadamente 40 años.

"Los hallazgos sugieren que los individuos con mayor exposición al parásito T. gondii tienen más probabilidades de desarrollar glioma. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que el riesgo absoluto de ser diagnosticado con un glioma sigue siendo bajo, y estos hallazgos deben replicarse en un grupo de individuos más grande y diverso", señala Coghill.

Esto no significa que 'T. gondii' definitivamente cause glioma en todas las situaciones. Algunas personas con glioma no tienen anticuerpos contra 'T. gondii', y viceversa señalan los autores, que advierten de que "si los estudios futuros replican estos hallazgos, los esfuerzos en curso para reducir la exposición a este patógeno común ofrecerían la primera oportunidad tangible para la prevención de este tumor cerebral altamente agresivo".

Contador

Para leer más