Publicado 26/01/2021 17:00CET

Las grasas saturadas, ¿primera causa de las enfermedades cardíacas?

Niveles de colesterol en la sangre
Niveles de colesterol en la sangre - EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Bergen en Noruega han realizado un modelo de estudio en el tratan de observar cuál es el papel real de las grasas saturadas en la salud y la enfermedad cardiovascular, y que abre una explicación alternativa a lo que se denomina 'hipótesis dieta-corazón', que ha tenido una gran influencia en las pautas dietéticas.

Se sabe que las grasas saturadas aumentan los niveles de colesterol en sangre, y a menudo se observa un aumento del colesterol en sangre en personas que desarrollan enfermedades cardiovasculares. Durante más de medio siglo se ha pensado que las grasas saturadas en la dieta promueven las enfermedades cardíacas al aumentar el colesterol en sangre. Sin embargo, un nuevo modelo explica puede tener una explicación alternativa.

En el nuevo artículo publicado en el 'American Journal of Clinical Nutrition', los científico se preguntan por qué las grasas saturadas aumentan el colesterol en sangre y por qué debería ser peligroso. "Después de todo, las grasas saturadas se encuentran naturalmente en una amplia variedad de alimentos, incluida la leche materna", advierte.

"El colesterol es una molécula de importancia crítica para todas las células del cuerpo. Una célula está rodeada por una membrana fluida que controla la función celular, y las células dependen de la capacidad de incorporar una cierta cantidad de moléculas de colesterol, de modo que sus membranas no se vuelvan demasiado rígidas o demasiado fluidas", explica la profesora asociada Marit Zinöcker, autora principal del Bjorknes University College, Oslo, Noruega.

"La base del modelo es que cuando las grasas saturadas reemplazan a las grasas poliinsaturadas en la dieta, se necesita menos colesterol en las membranas celulares", explica. Lo contrario ocurre cuando se ingieren más ácidos grasos poliinsaturados, que incluyen ácidos grasos omega-3 y omega-6.

"Esto se debe a que las grasas poliinsaturadas de la dieta ingresan a nuestras membranas celulares y las hacen más fluidas. Las células ajustan la fluidez de sus membranas al incorporar el colesterol reclutado del torrente sanguíneo", añade. Según el modelo presentado por los investigadores, esto puede explicar por qué el colesterol en sangre los niveles disminuyen cuando comemos más grasas poliinsaturadas.

Los autores han llamado al modelo el modelo de "Adaptación homeoviscosa a los lípidos dietéticos" (HADL). La investigación y el razonamiento en el que se basa el modelo HADL indican que el efecto de las grasas alimentarias sobre el colesterol en sangre no es una respuesta patógena, sino una adaptación completamente normal e incluso saludable a los cambios en la dieta.

Las células necesitan ajustar la fluidez de su membrana según los cambios en su entorno, como el acceso a diferentes tipos de grasa. Este fenómeno se llama adaptación homeoviscosa y se ha descrito tanto en microorganismos, vertebrados y en células de piel humana. Argumentamos que este es un principio crítico en la fisiología humana. Nuestras células normalmente son capaces de ajustar su contenido de colesterol de acuerdo con los cambios en la dieta grasas", señala el coautor Simon N. Dankel, investigador del Departamento de Ciencias Clínicas de la Universidad de Bergen, Noruega.

La investigación sobre nutrición a menudo se centra en qué cambios en el cuerpo, pero la cuestión de por qué cambia algo, como el colesterol en sangre, "es de igual importancia", señala la coautora Karianne Svendsen, becaria postdoctoral en el Departamento de Nutrición de la Universidad de Oslo, Noruega.