Publicado 24/09/2021 09:41CET

Las frutas y verduras conservadas en frío pierden el 50% de la vitamina C

El investigador Ramiro Alonso Salinas
El investigador Ramiro Alonso Salinas - UCAM

   MURCIA, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Las frutas y verduras pierden la mayor parte de sus propiedades cuando se conservan de manera convencional, es decir, solamente en el frigorífico. Una investigación de la UCAM con melocotones de IGP de Cieza, ha demostrado que esta fruta a los 5 días ya pierde más del 30% de la vitamina C.

   El investigador Ramiro Alonso Salinas y sus directores de tesis, José Ramón Acosta Motos y Santiago López-Miranda González, llevan años trabajando en cómo frenar el deterioro de las frutas y verduras.

   Para ello, han hecho pruebas con la tecnología de conservación patentada por KEEPCOOL a fin de descubrir cómo afecta a la conservación de los alimentos.

   Según han determinado, esta tecnología de conservación hace que frutas y verduras "mantengan un 96% de sus propiedades, además de alargar la vida útil de estos alimentos".

   Pero no solo eso porque, según indican, la tecnología de KEEPCOOL "también permite que el usuario final consuma los productos hortofrutícolas con las cualidades nutricionales como si fueran recién cosechados".

   Investigaciones han demostrado que la vitamina C es necesaria para el buen funcionamiento de los procesos fisiológicos del cuerpo humano, ya que interviene en procesos y funciones vitales. Desde la FAO indican que en países como Asia, África y América Latina abunda la malnutrición de tipo B, que consiste en que pese a disponer de suficientes alimentos, los nutrientes que se consumen son deficientes.

   La OMS acuñó ese concepto en marzo de 2006 y hace referencia a la carencia de nutrientes presente en algunos alimentos. Más del 30% de la población mundial sufre de esta carencia.

   Tanto la OMS como la FAO reclamaron en la Segunda Conferencia Internacional sobre Nutrición en la necesidad de prevenir la malnutrición, incluidas las carencias de micronutrientes.

   Es por eso por lo que a raíz de las investigaciones de la UCAM y de la empresa murciana KEEPCOOL se ha descubierto que el empleo de eliminadores de etileno que desarrolla esta compañía "es altamente recomendable para la conservación postcosecha de frutas y verduras".

Contador