Publicado 03/03/2021 18:00CET

Experta destaca el "alarmante" aumento de la obesidad infantil y reclama implicación de la Administración

La pediatra de Valdecilla Cristina Naranjo
La pediatra de Valdecilla Cristina Naranjo - COLEGIO DE MÉDICOS DE CANTABRIA

El problema se ha agravado aún más con la pandemia y sufren obesidad el 40% de niños españoles entre 3 y 8 años

SANTANDER, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

La pediatra de la Unidad de Endocrinología Infantil del hospital Valdecilla Cristina Naranjo ha destacado el "alarmante" aumento de la prevalencia de la obesidad infantil, que se ha agravado aún más durante la pandemia, y ha reclamado la implicación de la Administración ya que considera que su papel es "fundamental" para la prevención.

Según señala esta experta en obesidad infantil, sufren esta enfermedad casi el 40 por ciento de los niños españoles de entre tres y ocho años, y se estima que en 2020, debido al periodo de confinamiento por el Covid-19, se ha producido un aumento del 5 por ciento en el peso de los niños y adolescentes.

Esto se debe a que se ha reducido la actividad física sin disminuir la ingesta calórica, o incluso aumentándola al pasar más tiempo en los hogares.

Así lo indica esta pediatra en una entrevista del Colegio de Médicos de Cantabria recogida por Europa Press, en la que analiza la tendencia de esta enfermedad con motivo del Día Mundial de la Obesidad Infantil, que se celebra el 4 de marzo.

Naranjo recuerda que la OMS califica la obesidad infantil como "la pandemia del siglo" y coincide con la organización en que una de las soluciones pasa por la implicación de la Administración.

A su juicio, es necesario un compromiso político "firme y real" para construir un plan de lucha comenzando por reconocer que la obesidad es una enfermedad "de grandes magnitudes y con una alta incidencia".

A partir de ahí, apuesta por concienciar de ello a la sociedad y hacer campañas de promoción de la salud, crear entornos saludables en la sociedad -contemplándolos ya en los planes urbanísticos- y conseguir accesibilidad a opciones dietéticas más saludables para todos los niños y adolescentes.

"Y la solución para esto último no es subir los impuestos de las bebidas azucaradas, sino dar ayudas a las industrias de alimentos saludables", opina Naranjo.

La doctora incide en que la obesidad se está convirtiendo en "uno de los problemas de salud pública más importantes del mundo", que padece un 34% de la población española de entre tres y 24 años, según los datos del último Estudio Nutricional de la Población Española (ENPE) publicado en 2020.

En este sentido, señala que "hace años que la sociedad moderna alienta a la obesidad infantil creando un entorno obesogénico", fomentando aspectos como el uso de dispositivos electrónicos o el consumo de comida basura, aunque reconoce que es "responsabilidad de todos".

"Si bien es cierto que nos incita, parte de la responsabilidad también es nuestra", sentencia, explicando que "estamos mejorando" en este aspecto porque "cada vez nos preocupa más nuestra imagen y nuestra salud", pero también se apuesta más por "caminos fáciles con resultados rápidos".

"Somos una generación educada con la ley del mínimo esfuerzo, y aun hay personas que creen que se puede perder peso con una pastilla o en una semana con una dieta milagro", cuando la solución pasa por adquirir hábitos de vida saludables, combinando una dieta correcta con el ejercicio físico a lo largo de toda la vida, defiende la pediatra.

Además, destaca como "prioritaria" la prevención desde la infancia, ya que el sobrepeso y la obesidad desarrollados en esta etapa tienen una "fuerte tendencia" a persistir en la vida adulta,
y está "ampliamente demostrado" que el exceso de peso en la edad
adulta y reduce las expectativas de vida debido a la comorbilidad
asociada.

CAUSAS

En cuanto a las causas, explica que el sobrepeso y la obesidad infantil son enfermedades "complejas y multifactoriales", pero en la mayoría de los casos (90-95%) se deben a que las calorías ingeridas son superiores a las consumidas, lo que surge principalmente por el sedentarismo y la dieta inadecuada.

Asimismo, influyen otros factores como la genética, tener padres obesos, el peso materno preconcepcional, la ganancia de peso durante el embarazo o la lactancia materna, señala la doctora.