Publicado 13/04/2021 07:59CET

El estrés no conduce a la pérdida de autocontrol en los trastornos alimentarios

Archivo - Atracón, comer, nevera, bulimia
Archivo - Atracón, comer, nevera, bulimia - VALYISKAYA SVETLANA - Archivo

MADRID, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un estudio residencial único ha llegado a la conclusión de que, en contra de lo que se pensaba, las personas con trastornos alimentarios no pierden el autocontrol, lo que les lleva a darse atracones, en respuesta al estrés. Los resultados de la investigación dirigida por la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, se publican en el 'Journal of Neuroscience'.

Las personas que padecen bulimia nerviosa y un subgrupo de las afectadas por la anorexia nerviosa comparten ciertos síntomas clave, como los atracones recurrentes y los comportamientos compensatorios, como los vómitos. Ambos trastornos se diferencian en gran medida por el índice de masa corporal (IMC): los adultos afectados por anorexia nerviosa suelen tener un IMC inferior a 18,5 kg/m2.

Una de las principales teorías sobre los atracones es que son el resultado del estrés, que hace que los individuos tengan dificultades de autocontrol. Sin embargo, hasta ahora esta teoría no se había comprobado directamente en pacientes.

Para examinar esta teoría, los investigadores de la Universidad de Cambridge, en colaboración con los médicos del Cambridgeshire and Peterborough NHS Foundation Trust, invitaron a 85 mujeres (22 con anorexia nerviosa, 33 con bulimia nerviosa y 30 controles sanos) a asistir a una estancia de dos días en el Centro de Investigación Traslacional (TRF) del Instituto de Ciencias Metabólicas del Wellcome Trust-MRC.

El centro, que incluye una Unidad de Comportamiento Alimentario, está diseñado para poder controlar estrictamente la dieta y el entorno de los voluntarios y estudiar en detalle su estado metabólico durante una estancia. El entorno pretende ser lo más natural posible.

Durante su estancia, cada mañana las mujeres recibían comidas controladas proporcionadas por un nutricionista. A continuación, las mujeres se sometían a un periodo de ayuno durante el cual eran llevadas al Centro de Imágenes Cerebrales Wolfson, situado al lado, donde realizaban tareas mientras se monitorizaba su actividad cerebral mediante un escáner de resonancia magnética funcional.

Una vez finalizadas las tareas, pero cuando todavía se podía esperar que las voluntarias estuvieran en un estado de estrés elevado, volvían a la Unidad de Conducta Alimentaria, donde se les ofrecía un bufé "todo lo que puedas comer" en su relajante salón y se les decía que podían comer tanto o tan poco como quisieran.

El segundo día del estudio, los voluntarios llevaron a cabo las mismas tareas, pero sin el estrés añadido de las desagradables descargas eléctricas y la presión por el rendimiento.

La doctora Margaret Westwater, que dirigió la investigación mientras era estudiante de doctorado en el Departamento de Psiquiatría de Cambridge, explica que "la idea era ver qué pasaba cuando estas mujeres estaban estresadas. ¿Afectaba a las regiones clave del cerebro que son importantes para el autocontrol y, a su vez, provocaba un aumento de la ingesta de alimentos? Lo que encontramos nos sorprendió y va en contra de la teoría predominante".

El equipo descubrió que, incluso cuando no estaban estresadas, las mujeres con bulimia nerviosa rendían peor en la tarea principal, en la que tenían que detener la barra ascendente al llegar a la barra central, pero no era el caso de las mujeres afectadas por la anorexia nerviosa.

Este deterioro se produjo junto con un aumento de la actividad en una región de la corteza prefrontal, lo que, según el equipo, podría significar que estas mujeres en particular no pudieron reclutar algunas otras regiones requeridas por el cerebro para realizar la tarea de manera óptima.

Curiosamente, y en contra de la teoría, el estrés no afectó al rendimiento real de ninguno de los grupos de pacientes ni de los controles. Sin embargo, los grupos de pacientes mostraron algunas diferencias en la actividad cerebral cuando estaban estresados, y esta actividad difería entre las mujeres con anorexia y las que tenían bulimia.

Aunque los investigadores observaron que los pacientes en general comían menos en el bufé que los controles, la cantidad que comían no difería entre los días de estrés y los de control. Sin embargo, los niveles de actividad en dos regiones cerebrales clave se asociaron con la cantidad de calorías consumidas en los tres grupos, lo que sugiere que estas regiones son importantes para el control de la dieta.

La doctora Westwater añade que, "aunque estos dos trastornos alimentarios son similares en muchos aspectos, existen claras diferencias a nivel del cerebro. En particular, las mujeres con bulimia parecen tener un problema de ralentización preventiva en respuesta a los cambios en su entorno, lo que creemos que podría llevarlas a tomar decisiones precipitadas, dejándolas vulnerables a los atracones de alguna manera".

"La teoría sugiere que estas mujeres deberían haber comido más cuando estaban estresadas, pero en realidad eso no es lo que encontramos --prosigue--. Claramente, cuando pensamos en el comportamiento alimentario en estos trastornos, tenemos que adoptar un enfoque más matizado".

En los resultados publicados el año pasado, el equipo tomó muestras de sangre de las mujeres mientras realizaban sus tareas, para observar los marcadores metabólicos que son importantes para nuestra sensación de hambre o saciedad. Descubrieron que los niveles de estas hormonas se ven afectados por el estrés.

Bajo estrés, las pacientes con anorexia nerviosa presentaban un aumento de la grelina, una hormona que nos indica cuándo tenemos hambre. Pero también tenían un aumento del péptido tirosina (PYY), una hormona de la saciedad. En otras palabras, cuando están estresadas, las personas con anorexia nerviosa producen más de la hormona del hambre, pero contradictoriamente también más de una hormona que debería decirles que están llenas, por lo que sus cuerpos les están enviando señales confusas sobre qué hacer en torno a la comida.

La situación con la bulimia nerviosa fue de nuevo diferente: aunque el equipo no observó diferencias en los niveles de grelina o PYY, sí observó niveles más bajos de cortisol, la "hormona del estrés", que en los voluntarios sanos. Se sabe que las personas con estrés crónico o que sufren depresión muestran este paradójico fenómeno de bajo cortisol en momentos de estrés agudo.

El profesor Paul Fletcher, coautor principal del Departamento de Psiquiatría, señala: "De nuestro trabajo se desprende que la relación entre el estrés y los atracones es muy complicada. Tiene que ver con el entorno que nos rodea, nuestro estado psicológico y la forma en que nuestro cuerpo nos indica que tenemos hambre o estamos llenos".

"Si logramos comprender mejor los mecanismos que subyacen a la forma en que nuestro intestino da forma a esos procesos cognitivos de orden superior relacionados con el autocontrol o la toma de decisiones, quizá estemos en mejores condiciones de ayudar a las personas afectadas por estas enfermedades tan debilitantes", señala.

"Para ello, debemos adoptar un enfoque mucho más integrado en el estudio de estas enfermedades --apunta--. Ahí es donde instalaciones como el nuevo Centro de Investigación Traslacional de Cambridge pueden desempeñar un papel fundamental, permitiéndonos controlar en un entorno relativamente natural factores como el comportamiento de un individuo, sus niveles hormonales y su actividad cerebral".